Al momento

5 consejos para no sentir desconfianza en el taller mecánico

Cuando compras un auto usado, si no le haces las mantenciones en el concesionario oficial de la marca, debes pensar en llevarlo a un taller mecánico, situación que por lo general te genera desconfianza. Todo se debe a que seguramente ya te pasó más de una vez que llegaste por un ruido en el motor y terminaste pagando una cifra que te dejó sin ni un peso en el bolsillo y además nunca te quedó claro que fue lo que repararon.

Si no te ha pasado a ti, de seguro conoces a alguien que sí.

Encontrar un taller mecánico que te haga sentir seguro no es fácil, por eso a continuación te entregamos cinco consejos para aprender a detectar y evitar las trampas que nos podemos encontrar en un taller mecánico:

1.-Pide referencias para escoger tu taller mecánico y cotiza

Escoger un buen taller mecánico que te dé confianza y seguridad es muy importante, tanto para tu tranquilidad como para la vida útil de tu auto. Cuando falla algo y necesitas arreglarlo, es vital que sepas donde hacerlo, considerando aspectos como confianza, conocimiento, seguridad y experiencia.

Por ello, si te compraste un auto y no tienes un taller de confianza, te sugerimos que pidas recomendaciones, revises cuántos años tiene el taller, cotices y te quedes con el que te dé confianza.

Y algo muy importante, si un presupuesto te parece excesivamente costoso, busca siempre una segunda opinión. Nunca te sientas amarrado a reparar algo en un lugar. Estás en todo tu derecho a pedir explicaciones si algo te parece raro o no te convence.

Si eliges bien, te puedes ahorrar dinero y muchos problemas.

2.- Pide que te expliquen los problemas que tiene tu auto

Cuando llevas tu auto al taller, la explicación sobre la avería y el procedimiento que realizarán para repararlo debe ser súper clara. Es parte del servicio que se den el tiempo para explicarte todo, hasta que comprendas cuál es el problema con tu auto y qué es lo que se necesita para sus reparaciones.

Esta es una de las principales causas de las estafas por parte de los talleres mecánicos. Te hablan en chino, con frases llenas de tecnicismos y de igual forma accedes a la reparación. Luego te cobran un dineral y no entiendes porqué tuviste que pagar tanto.

Por ello, siempre pide que te lo expliquen con claridad.

3.-Pide un presupuesto y exige tu autorización antes reparar

Pide un presupuesto donde se expliquen detalladamente todos los gastos que se realizarán para reparar el desperfecto y exige que cualquier cambio de pieza y repuesto debe ser autorizado por ti.

Cuando lleves tu auto por alguna avería pide un presupuesto por la reparación de la pieza (si ésta tiene reparación) y también por la compra de un repuesto, así podrás elegir con conocimiento los pasos a seguir.

También pregunta por la garantía de las reparaciones que realizarán, ya que todas éstas deberían tener.

4.-Cambiar la pieza no es la primera opción

Algunos mecánicos ni siquiera se dan el tiempo para ver la opción de reparar la pieza, simplemente te ofrecen el repuesto. Puede ser por desconocimiento, por flojera o porque prefieren vender rápido el repuesto.

Por ello es importante que exijas saber cuál es el daño y cuánto cuesta la reparación de la pieza, aunque el mecánico insista en que es más barato cambiarla. Sin duda, el precio por reparar siempre será más bajo que cambiar.

Con respecto a si debes comprar piezas originales o alternativas, no te dejes llevar por la primicia de que lo original es mejor. Hay piezas mecánicas alternativas de excelente calidad que, por cierto, te ahorrarán unos buenos pesos.

5.-Pide la pieza defectuosa si accediste a reparar

Si finalmente accediste al cambio de pieza, exige que te entreguen la defectuosa en la caja del repuesto nuevo. Así te asegurarás de que sacaron la vieja y dejaron la que compraste, además de que te hará sentir más seguro del dinero que pagaste por esa reparación.

Si es un buen mecánico y no busca engañarte lo hará sin que se lo pidas. De lo contrario tendrás que exigirlo, y si se niega es porque algo oculta.

Esta es una de las formas más comunes que tienen para engañar los talleres mecánicos, ya que los clientes por apuro o por desconocimiento no exigen sus derechos por el servicio que están pagando