Al momento

Electromovilidad, dos siglos de avances en la electrificación

Actualmente el tema de los automóviles eléctricos está en boca de todas y parece ser la respuesta a los desafíos del futuro. No obstante, este tipo de energía se ha utilizado desde hace mucho tiempo, 192 años para ser más precisos, y estos son los avances alcanzados en casi dos siglos de desarrollo.

Por Leonardo Pacheco

Fue en 1828 cuando se registra el primer intento de crear un automóvil alimentado con energía eléctrica, un modelo a escala reducida que sentó las bases para iniciar ese largo camino que nos ha llevado hasta lo que hoy vemos como la gran solución a los problemas del mundo; un vehículo eléctrico no emite contaminantes… pero sí las fuentes de recarga, aunque ese tema no lo abordaremos en este reportaje.

El asunto es que hace 192 años Ányos István Jedlik, un inventor nacido en Eslovaquia, creó lo que se conoce como el primer automóvil eléctrico funcional. Todos sus componentes pasaron de una maqueta a un modelo de tamaño real en poco tiempo, y ese aparato motivó, en 1834, al herrero Thomas Davenport a construir un vehículo militar que se desplazaba sobre rieles, desde los cuales tomaba la energía eléctrica; básicamente era un tranvía con dos asientos.

Y así pasaron los años, se sumaron inventos e intentos, hasta que en 1881 un triciclo eléctrico absolutamente funcional y con rango de uso extendido debutó en la Exposición Internacional de París, siendo presentado por su constructor Gustave Trouvé. Todo marchaba lento hasta que en 1899 Camile Jenatzy superó los 100 km/h (105,8 km/h) a bordo de un monoplaza en forma de bala que por supuesto utilizaba electricidad como fuente de energía; la extraía de una “pila” no recargable.

Después de la proeza del “Jamais Contente” de Jenatzy, muchos fabricantes quisieron experimentar con la fuerza voltaica, por lo que medio centenar de ejemplares eléctricos salieron a las calles europeas entre 1895 y 1905, aunque está claro que uno de los modelos más recordados y citados en los documentos históricos es el Jacob Lohner Semper Vivus de 1899, porque su diseño era obra de un joven Ferdinand Porsche… nada menos; su bloque eléctrico generaba 3 CV con los cuales se alcanzaban 80 km de autonomía.

El desafío es el tiempo de recarga

Como sabemos, el avance en el uso de la electricidad en los automóviles se detuvo bruscamente por casi cuatro décadas, desde los setenta hasta inicios de los 2000, aunque más que detenerse lo que sucedió es que se le pusieron obstáculos y todo tipo de trabas para su desarrollo; se culpa a los productores de petróleo por eso, pero la verdad es que hasta los fabricantes de automóviles algo de responsabilidad tienen. Lo importante es que en la actualidad el asunto de la automoción sostenible a todos les compete, y no existen opositores a su avance.

Muchos ejemplares eléctricos se han dejado ver en los últimos años, un extenso abanico de posibilidades los que, pese a su alta eficiencia en el uso de la electricidad, aún se topan con dos problemáticas: su alto costo y el lento proceso de recarga.

Para lo primero la única respuesta posible viene de su masificación, de que en el futuro los automóviles eléctricos sean tan comunes que fabricarlos no resulte tan costoso y, por ende, que ese menor gasto se le transfiera al comprador. La segunda problemática se resolverá con el avance de las baterías, con el hallazgo de algún material capaz de absorber de mejor manera la energía del cargador y en menor tiempo claro está, porque el asunto de la autonomía está bien resuelto; hay ejemplares en los que ya se anuncian rangos superiores a los 600 kilómetros.

Lo que está más que claro es que el futuro del automóvil y de la movilidad global descansa sobre los invisibles hombros de la energía eléctrica. Por supuesto que aún quedan rutas por recorrer y puertas por abrir, y cuando el desafío de lograr un proceso de recarga eficiente este resuelto… se marcará el antes y el después en el ámbito de la electromovilidad; la batería recargable de plomo ácido la invitó Gaston Planté en 1859 y ahora utilizamos litio como material base. Se ha avanzado mucho en todos estos años.