Al momento

Peugeot 508, cinco razones para elegirlo

Está claro que a los sedanes aún les quedan historias que contar, especialmente a esos ejemplares pertenecientes a una noble familia. En este grupo habita el Peugeot 508, una de las obras cumbre del fabricante francés; estos son sus principales atributos.  

Por Leonardo Pacheco

Este modelo tiene un linaje muy especial, ya que por sus venas corre la sangre de los históricos ejemplares 504, 505 y por supuesto que del Peugeot 508 de primera generación, estrenado en 2011. Recordemos que ese producto asumió la responsabilidad de permitir el cambio de código al interior de la marca, porque terminaba la era del “400”… con el 405, 406 y 407, y comenzaba el reinado del “500”, con el 508 como punta de lanza.

El actual 508, la segunda generación que arribó a nuestro país en abril del año pasado, es una de esas berlinas que gustan inmediatamente. Posee un diseño de avanzada, heredado del Exalt Concept, un conjunto de líneas y formas audaces que resultan en una carrocería de 4.750 mm de largo y que se presenta con 2,8 metros de distancia entre ejes.

También es interesante y conveniente el modo en que se configuró la gama de versiones en nuestro país, porque con solo dos niveles de equipamiento, Allure y GT, junto al mismo número de alternativas de motorización, 2.0 BlueHDi y 1.6 PureTech, este sedán logra llegar a su público objetivo.

Es un automóvil elegante, moderno y sofisticado, ideal  para quienes buscan eficiencia y deportividad, en un mismo envase por supuesto, agregándose como extra la posibilidad de personalizarlo con diferentes accesorios firmados por la marca del león. Revisemos entonces las cinco principales razones que respaldan esta decisión de compra.

1) Es una marca de gran linaje

En sus 210 años de vida, Peugeot ha sabido ganarse un espacio no solo en el ámbito generalista, sino que también en la zona colindante con lo premium. De hecho algunos de sus productos están considerados como rivales directos de los que ofrecen esos fabricantes alemanes de alta escuela, un privilegio que casi ninguna marca generalista ostenta en la actualidad.

2) Se ofrecen dos eficientes motorizaciones

Esta berlina llega a nuestro país equipada con un bloque turbodiésel BlueHDi de 2.0 litros que produce 180 CV a 3.750 rpm y un torque de 400 Nm desde las 2.000 rpm. La segunda opción es un motor gasolinero PureTech de 1.6 litros del que brotan 225 CV a 5.500 rpm y 300 Nm desde los 1.900 giros por minuto; en ambos casos la transmisión es automática de ocho velocidades. La eficiencia no es un problema, porque se anuncian rendimientos mixtos de 18,9 km/l y de 15,3 km/l en las variantes BlueHDi y PureTech, respectivamente.

3) Es un producto de alta calidad

Peugeot no escatimó esfuerzos ni recursos para dotar el 508 de los mejores materiales para ornamentar y cubrir el habitáculo. El tablero ofrecer una suave textura, al igual que la tapicería y los cobertores de puertas y techo; y no podemos olvidarnos del agradable aroma que emanan esos polímeros. La insonorización es perfecta, no hay crujidos, ruidos, ni nada que rompa el placer acústico… lo que denota un extremadamente prolijo trabajo de terminación.

4) La tecnología está presente en generosa ración

Además de la mecánica, que es bastante avanzada, el 508 considera una larga lista de aditamentos que garantizan el agrado y seguridad de los ocupantes, desde el puesto de manejo i-Cockpit hasta una central de infoentretenimiento con pantalla táctil de 10”. Se ofrecen luces de ledes, cámara exterior en 360°, todas las ayudas electrónicas de rigor y, en la unidad tope de gama (GT), se incluye el paquete Drive Assist Plus.

5) La relación precio/calidad es muy conveniente

En la página oficial de Peugeot se anuncian precios de lista de $25.790.000 para la variante Allure y de $29.790.000 para el nivel GT. Estos valores se ajustan a la realidad del segmento, aunque analizando la ficha técnica y el pack de equipamiento, las mentadas cifras están por debajo de lo que en la comparativa se obtiene de ejemplares similares de otras marcas. Es decir, a cambio de esos montos, que no incluyen bono del importador, se puede acceder a una berlina generosamente equipada, que califica dentro de un rango premium, pero cuyo precio no es prohibitivo.