Al momento

¿Qué hacer con los neumáticos en desuso?

¿Qué hacer con los neumáticos en desuso? | Chileautos

La industria automotriz si bien genera enormes satisfacciones en términos de movilidad y avances tecnológicos, también produce grandes cantidades de contaminación ambiental, no sólo en cuanto a la emisión de partículas contaminantes como el dióxido de carbono (CO2) emitidas por los autos, especialmente si tienen varios años de uso, sino que también debido a la utilización de los neumáticos. Éstos son fabricados de material (caucho) y su masiva fabricación los convierten en un problema medio ambiental de primer orden en todo el mundo, pues no siempre se reutilizan, aunque también es cierto que su reciclaje es cada vez más frecuente.

Para entender la realidad actual de este material como agente contaminante, es preciso saber que un neumático necesita más de 500 años para degradarse y en Chile, por ejemplo, “los residuos de neumáticos que se generan anualmente equivalen a un Cerro Santa Lucía, generándose restos que terminan en los vertederos clandestinos y basura que invade nuestro país”, explicó la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt.

En este contexto, si tienes un neumático que ya no se utilice, lo peor que puedes hacer es llevarlo a un sitio eriazo, a un vertedero o a un relleno sanitario. Menos quemarlo, eso es demasiado dañino para el medio ambiente.

¿Entonces qué hacer con ellos?

Lo que se recomienda para los NFU (Neumáticos Fuera de Uso) es ingresarlos a la fase de residuo, es decir, dejarlos en la misma tienda donde renovaste los tuyos, con la condición de que ésta tenga convenios con las empresas que tengan resolución sanitaria para disponer correctamente de ellos.

Apostar por la segunda vida del caucho

En la industria del reciclaje de Chile, actualmente son muy pocas las empresas que disponen de los NFU y lo reciclan como tal, convirtiéndolo en materia prima. Una de ellas es Polambiente, pionera y gestora de NFU de mayor volumen operacional en el país, y que, gracias a la correcta gestión de este material, lleva más de 10 años aportando al planeta y al país.

Con los NFU desarrollan gránulos de caucho destinados a la fabricación de superficies deportivas, en mezclas asfálticas, en la construcción de césped artificial, como aislante en la construcción y en la producción de palmetas de seguridad para pisos, juegos infantiles, plazas y veredas, balatas de frenos, jardinería, termoplásticos, entre muchos otros usos. La aplicación más reciente es la aislación acústica por medio de láminas de caucho fabricadas por ellos mismos. Desde sus inicios han participado en muchos proyectos, por ejemplo, los juegos infantiles del Parque Bicentenario en la comuna de Vitacura están fabricados con sus gránulos de caucho.

El gerente general de Polambiente, Pedro Cocco comenta que “nuestro objetivo es que existan muchas empresas que desarrollen productos, aunque tenemos la capacidad de hacerlo, no queremos monopolizar sino todo lo contrario incentivar el uso de nuestra materia prima, ese es el norte principal de Polambiente: fabricar la materia prima”. Sin duda, el mayor éxito ha sido mantenerse y crecer en el tiempo; “haber participado en la creación de la Ley REP, aportando datos duros y experiencia, esto sin dejar de lado el gran aporte que hacemos retirando un pasivo ambiental de una forma ambientalmente sana”.

Ecovalor es otra empresa chilena que se ocupa del reciclaje automotriz, pero más bien desde el rol de recolección y recuperación de neumáticos para el traslado a valorizadores establecidos que los reconviertan en materia prima. Nació hace siete años de una asociación entre Derco y Gildemeister quienes –como una forma de anticiparse a la promulgación de la ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP)– decidieron gestionar en conjunto los residuos de sus vehículos, considerados productos prioritarios en la Ley.

Sobre la participación de Ecovalor en la industria, su gerente general, Bernardo Bravo, considera que “hemos sido líderes en normar y seguir la línea de lo que dice la legislación. También en hacer crecer la recolección y la captación de este tipo de residuos, desde donde se generan y llevarlo a las empresas que lo valorizan”.

Pero si bien hay otras empresas en el país que se ocupan de la revalorización de los neumáticos, existe también un mercado que trabaja fuera de las regulaciones, el cual constituye un riesgo para la economía y para el rubro.