Al momento

Peugeot 508 Sport Engineered, el más deportivo de la camada

La marca del felino sigue apostando por las tecnologías híbrida e híbrida enchufable, y esta vez vuelca su conocimiento en las variantes Sedán y Station Wagon del 508. Y un insinuante apellido se suma a la oferta, Sport Engineered, ejemplares en los que se anuncia una potencia máxima de 360 CV.  

Por Leonardo Pacheco

Desde hace tiempo que la tecnología híbrida ha mostrado sus ventajas, especialmente cuando se trata de un esquema híbrido enchufable. Es en estos casos cuando los problemas de autonomía que afectan a los automóviles 100% eléctricos quedan en el olvido, porque en un híbrido siempre contaremos con el incondicional apoyo de un estanque de combustible que nos evitará pasar un mal rato… como quedarnos sin carga de batería en medio de la carretera.

Y esta confiable y eficiente tecnología ha dado pie para que la firma francesa Peugeot siga desarrollando nuevos productos, una avanzada generación de ejemplares en los que el osado diseño exterior nos anticipa que se trata de algo muy especial. En esta categoría se ubican los Peugeot 508 Sedán y Station Wagon Sport Engineered, unidades en las que la oferta de caballos se desmarca de las versiones ya conocidas.

Los 508 Sport Engineered se transforman en la segunda variante híbrida enchufable que se ofrece para este modelo, y entre sus principales atributos destaca que cuentan con tracción integral y que en modo puramente eléctrico es capaz de recorrer 42 kilómetros, a no más de 140 km/h; claro que el conjunto propulsor eroga 360 CV, un dato no menor y que nos muestra lo bien que funciona esta tecnología.

Claro que Sport Engineered no es solo un apellido pomposo, porque en estas variantes se distinguen algunos detalles estéticos, que lo diferencian del 508 tradicional, como por ejemplo unos parachoques más elaborados, una parrilla frontal de reciente diseño, llantas específicas, unas exclusivas colas de escape e incluso nuevas combinaciones de colores en la carrocería. En el habitáculo también hay novedades, especialmente en los ítems de instrumentación, conectividad y tapicería.

El conjunto propulsor está integrado por un motor turbo gasolinero de 1.6 litros que se encarga de producir 200 CV, bloque que actúa con dos electromotores, uno acoplado en la caja de velocidades y otro en el eje trasero, los que aportan 110 y 113 caballos, correspondientemente. Las baterías son de iones de litio, que es lo tradicional, acumuladores capaces de ofrecer un equivalente a 117 kW y cuyo tiempo de carga varía entre 45 minutos y cuatro horas… dependiendo del sistema utilizado.

Como ya lo dijimos en este Peugeot 508 se obtienen 360 CV, junto a 520 Nm de torque, erogues que son administrados por una transmisión EAT8, recurso que facilita la obtención de un performance deportivo; cumple el 0 a 100 km/h en 5,2 segundos y puede cubrir 1.000 metros en 24,5 segundos.

Dentro de las posibilidades que permite la tecnología híbrida presente en estas dos siluetas del 508, está que el conductor puede elegir cinco modos de funcionamiento: Electric (140 km/h), Comfort, Hybrid, Sport y 4WD. La suspensión cuenta con calibración deportiva, ambas trochas fueron ampliadas para mejorar la estabilidad y se le equipó con discos delanteros de 380 mm y cálipers de cuatro pistones; se optó además por unos neumáticos Michelin Pilot Sport 4S de 20″.