Al momento

Ford Ranger, cinco razones para elegirla

Con la Ranger esta marca de origen estadounidense ha impuesto nuevos estándares en el segmento de las camionetas mide size, por medio de ayudas electrónicas de última generación. El citado producto se presenta con un line up de diez versiones, siendo el tope de gama la deportiva variante Raptor.

Por Leonardo Pacheco

La historia de Ranger es extensa y muy interesante, porque se trata de un ejemplar que no nació como un modelo propiamente tal sino que como una denominación de equipamiento para la F-Series. Todo esto sucedió en la década del setenta, hasta que en 1983 la casa del óvalo decidió que ya era tiempo de sumar una pickup compacta a su catálogo de vehículos comerciales, dejando así la dependencia del modelo Courier… que en realidad era un Mazda.

Fue así como nació la primera generación de la Ford Ranger, la que se mantuvo vigente desde 1983 hasta 1988, camada en la que destacó la unidad Super Cab equipada con tracción a las cuatro ruedas. La segunda edición salió al mercado en 1989 y protegió los intereses de la compañía hasta 1993, año en el que se dejó ver la tercera generación y en el que además debutó la variante Splash… una de las Ranger más recordadas por los amantes de este funcional formato.

En el cuarto episodio de esta saga, develado en 1998, los grandes motores fueron reemplazados por unidades más pequeñas pero muy eficientes, e incluso se presentó una versión EV (eléctrica); en esta hornada se hicieron recurrentes los niveles de equipamiento XL y XLT. Otro suceso importante de esta etapa es que el modelo comenzó a romper sus lazos con la Serie B de Mazda, asumiendo una identidad más pura.

De aquí en adelante comienza la era regional, con la fábrica de Argentina asumiendo la producción de Ranger. De 2010 en adelante la nación trasandina se hace responsable de fabricar este modelo y de actualizarlo, trabajo que ha realizado exitosamente porque esta generación ya suma un par de actualizaciones estéticas y tecnológicas.

El producto que nos sirve de base para la realización de esta guía de compra fue presentado en 2019 en su país de origen, y rápidamente se sumó a la oferta nacional. Se ofrece con nada menos que diez versiones, con tres tipos de motorización, igual número de transmisiones, dos tipos de tracción y cinco grados de equipamiento. Los precios van desde $18.316.600 hasta $39.790.000, valor este último correspondiente a la unidad Ranger Raptor.

Revisemos entonces los principales atributos de esta camioneta, sin considerar Raptor para no salirnos de un contexto netamente laboral.

1) Su nombre es sinónimo de calidad dentro de este segmento

Cuando un vehículo destinado al trabajo se ha mantenido dentro de los diez productos más vendidos del mundo y por casi cuatro décadas, lo mejor es atender razones. Está claro que Ranger es uno de los nombres más acreditados del mercado automotor, un prestigio que se ha ganado a punta de calidad, resistencia y confiabilidad.

Muchos ejemplares Ranger de primera generación aún prestan servicio a sus propietarios, tanto así que muchos de ellos no solo las usan para transportar carga, sino que también para realizar actividades recreativas e incluso para asistir a encuentros de vehículos youngtimers; la primera generación es buscada por los amantes de las pickups de época.

2) Nos permite elegir entre varias posibilidades

Cuando la actividad laboral nos exige el mejor vehículo para carga o para enfrentar el rigor del terreno, hay que tener mucho cuidado al momento de elegir. En este sentido la calidad de Ranger se impone, y solo debemos decidir el motor y la transmisión que más se ajusten a nuestros requerimientos, pudiendo seleccionar entre los bloques gasolinero Duratec de 2.5 litros (166 CV) o los turbodiésel Puma de 2.2 o 3.2 litros, con potencias de 160 y 200 CV, respectivamente.

También podemos seleccionar versiones con caja mecánica de cinco o seis velocidades, o una automática de seis marchas. La tracción puede ser trasera o integral, y para efectos de funcionalidad la Ranger solo considera cabina doble y una capacidad de carga fluctuante entre 1.000 y 1.300 kilos.

3) Destaca por sus aportes en materia de seguridad

En la ficha de equipamiento se ofrece una larga lista de dispositivos responsables de velar por la seguridad activa y pasiva de los ocupantes, un tema no menor considerando que esta camioneta también puede ser utilizada por grupos familiares.

Según la versión elegida se dispone de control de crucero adaptativo, sistema de mantenimiento de carril, asistente precolisión con detección de peatones y vehículos, detector de fatiga (conductor), siete airbags, control de descenso, controles de estabilidad y tracción, asistencia para enfrentar pendientes, controles para carga y balanceo adaptativo, sensores para señales de tránsito, luces diurnas, frenos ABS y anclajes Isofix, entre otros dispositivos.

4) Es una marca conocida y con mucha trayectoria

Sin desmerecer el trabajo que han realizado las marcas recién integradas al mundo de las camionetas, la mayoría de ellas de origen chino, no podemos negar que una empresa consolidada o un negocio en formación no se puede dar el lujo de improvisar o experimentar a la hora de invertir el dinero en un vehículo de trabajo; se trata de un gasto considerable.

Es ahí cuando la marca pesa, su trayectoria, prestigio y tiempo presente en el mercado. Ford es un fabricante ampliamente conocido y más aún en este segmento, en el que participa desde hace muchos años con productos tan confiables como F-Series y Ranger. Y para reforzar, la marca posee una amplia red de ventas y servicio en nuestro país.

5) Gentil con los ocupantes e implacable con el terreno

La Ranger ofrece notables habilidades para enfrentar la ruta off road, destacando esos 800 mm de vadeo (el mejor de esta categoría), los 28° de ataque, los 26° de salida y esos impresionantes 24° de cruce ventral; por supuesto que está disponible el diferencial con bloqueo electrónico, en las versiones que cuentan con tracción 4WD.

Pero la conducción no es rebotona ni muchos menos agotadora, destacando en este sentido el correcto calibrado de la suspensión y lo bien que se contrarrestan las masas suspendidas al viajar sin carga en la caja. A pesar de sus dimensiones, con esos respetables 5.354 mm de largo, la Ranger es muy maniobrable y nos ofrece una experiencia a bordo más cercana a un SUV que a un vehículo destinado principalmente al trabajo.