Al momento

Nissan Versa, cinco razones para elegirlo

Existen muy buenas razones para adquirir un sedán de este segmento y tamaño, pero refiriéndonos al Versa está claro que se imponen sus muchas cualidades en los ámbitos de la seguridad y el desempeño. El citado ejemplar pasó de ser un producto para conformistas a convertirse en una aspiración para los compradores más exigentes. 

Por Leonardo Pacheco

Cuando en noviembre del año pasado fue presentado el Versa, todos pensaron que se trataba de un facelift sin más propósito que quitarle años de encima a un producto que no era precisamente moderno. Por supuesto que el diseño ofreció novedades, como el frontal con la parrilla V-Motion y esas hermosas soluciones que tanto hemos disfrutado en ejemplares como el Leaf o en el debutante Sentra.

Pero había algo más, porque el Versa bajo las láminas de metal escondía otras novedades, como la presencia de materiales muchos más refinados en la cabina y, especialmente, un equipamiento de seguridad que agitó las aguas en este grupo y que de inmediato obligó a rivales como el Hyundai Accent, Kia Rio4, Chevrolet Onix Sedán y Volkswagen Virtus a replantear sus propuestas.

El Nissan Versa ofrece buen tamaño, ideal para una familia en formación, con una longitud de 4.495 mm, un ancho de 1.740 mm, una altura de 1.465 mm y una distancia entre ejes de 2.620 mm; se ofrecen dos capacidades de baúl, con 482 litros en la opción más espaciosa. Está claro que con las citadas cotas este renacido sedán habita en el segmento B+, una subcategoría que de a poco ha ido sumando exponentes.

La gama se simplificó al máximo, al menos en lo que respecta a ficha técnica. En ella está presente un motor gasolinero de 1.6 litro del que emanan 118 CV y 149 Nm de torque, un bloque muy eficiente (14,8 km/l mixto) y que puede estar unido a una transmisión mecánica de cinco velocidades o a un conjunto del tipo CVT. El line ofrece los niveles de acabado Sense, Advance y Exclusive, con precios que van desde $11.120.000 hasta $14.840.000.

Revisemos entonces las cinco principales razones que motivan la compra de este modelo, el que como dijimos tiene muchos más argumentos que pesan al momento de tomar la decisión.

1) Es una marca cercana y confiable  

En términos generales los fabricantes japoneses se han ganado el respeto de los compradores chilenos, en diferente medida claro está. En el caso de Nissan la confianza es absoluta, porque está presente desde hace muchos años y porque además ha sido capaz de desarrollar una amplia y asequible red de posventa; los costos de mantenimiento se ubican dentro de un rango muy razonable.

Sus modelos gozan de una sólida reputación, su prestigio los hace confiables, un tema que por supuesto es de suma importancia para quienes dependen de su vehículo. El término “panero” en este caso no aplica.

2) El Versa elevó el estándar de seguridad

Ya en la versión de entrada este modelo destaca entre sus pares, con una dotación muy interesante en el ítem de seguridad. Revisando la propuesta de la variante Sense, nos encontramos con frenos ABS+EBD y Asistente de Esfuerzo (BA), sensores de retroceso, asistencia para pendientes (HSA), airbags frontales, laterales y de cortina, control dinámico del vehículo (VDC) y anclajes Isofix.

Las ayudas electrónicas están disponibles desde el principio, y trepando en el line up la oferta se torna aún más conveniente, al sumarse las alertas de punto ciego y tráfico cruzado, el frenado inteligente de emergencia, y la alerta de colisión. En este ámbito el Nissan Versa se descuelga de lo que comúnmente se ofrece en el segmento.

3) La calidad del producto subió de nivel

Está claro que el Versa no nació como un automóvil aspiracional ni para llenar espacios en segmentos elevados, pero sí podemos decir que en esta nueva serie tanto la calidad de los materiales presentes en el habitáculo como los aditamentos ubicados en el cockpit pasaron al siguiente nivel.

Casi está demás decir que el Versa se ha convertido en un referente, en una prueba inequívoca de que no por el hecho de pertenecer a un segmento generalista no es posible ofrecer mayor calidad de construcción o mejorar la propuesta tecnológica, sin tener que traspasarle ese mayor costo al cliente.

4) Es un automóvil que se adapta a diversos requerimientos

Si bien se trata de un sedán mediano, el Versa tiene lo necesario para responder a exigencias más allá de las típicas de este formato, como es el uso familiar o las actividades cotidianas. Es un buen rutero, un compañero de viaje que en la carretera se desempeña excelentemente y que en los caminos revirados se luce con una suspensión muy bien calibrada.

Su manejo suave y sosegado nos permite realizar largos viajes, en tanto que sus aditamentos de agrado, como son el climatizador y el sistema de infoentretenimiento transforman los kilómetros en una agradable experiencia.

5) Es un line up sencillo que facilita la decisión

En la gama Versa podemos hallar cinco versiones, con el mismo motor de 1.6 litro en todas ellas, pero que nos permite elegir entre dos tipos de transmisión. Solo tenemos que fijarnos en el equipamiento requerido, el que como ya dijimos es muy generoso desde el primer escalón.

Si a usted le gusta interactuar con su vehículo le recomendamos la caja mecánica de seis velocidades, pero si prefiere un viaje sin mayor esfuerzo la transmisión CVT es la respuesta a sus necesidades. Desde el nivel Advance hacia arriba se ofrece de serie un centro de información muy completo, al que no igualmente se puede acceder bajo la modalidad de Opcional en las dos variantes que abren la oferta de este modelo.