Al momento

5 mitos de los motores turbo

En la actualidad son muchos los autos que circulan con motor turbo y cada vez son más las marcas que lo incorporan en la oferta de compra de autos a nivel mundial. Puede parecer un aditamento moderno de estos tiempos, sin embargo, es un invento revolucionario que ya tiene más de 100 años a su haber y que con el tiempo se ha ido popularizando, pues la velocidad y la potencia son cualidades muy valoradas de estos días.

El turbo es un compresor que se acciona por los gases de escape y mete aire a presión en el motor. Su única función es aumentar el rendimiento de los motores, pero siempre hay mitos que surgen de creencias populares, los cuales te aclararemos en esta nota.

Los motores turbo:

Duran menos que uno convencional

Falso. Este tipo de motor solo necesita de un cuidado extra por parte del conductor y su vida útil será igual a la de uno convencional.

Lo primero es a la hora del arranque. Es conveniente dejar el motor sin acelerar alrededor de un minuto para dar tiempo a que el aceite se expanda y lubrique todos los recovecos de la mecánica. Esto es especialmente importante con temperaturas bajas.

También es importante que, luego de conducir el auto a altas revoluciones, es conveniente dejar un tiempo de enfriamiento antes de apagar el motor, así se evitará que el aceite cambie de temperatura tan drásticamente y provoque ciertos daños. Por último, además de las acciones mencionadas, el aceite es fundamental para aumentar la vida útil del motor turbo. Es muy importante utilizar el lubricante recomendado por el fabricante y realizar los cambios de aceite en los tiempos que corresponda, sin retrasarse, pues eso repercutirá directamente en el turbo.

Gastan más combustible

Falso. Su consumo de combustible es inferior. El turbo podría definirse como un elemento mecánico cuya función consiste en aprovechar la energía que generan los gases de escape al salir para aumentar la cantidad de aire fresco que entra en los cilindros, algo que permite incrementar el rendimiento, reduciendo a su vez las emisiones contaminantes y ajustando el consumo de combustible.

Además, el motor al ser más compacto ahorra espacio y peso, y un vehículo entre más ligero es más eficiente.

Son menos sustentables

Falso. Como ya lo dijimos en el punto anterior, un motor con turbo es más pequeño y eficiente que uno regular, por lo tanto, quema menos combustible y genera menos dióxido de carbono. Por ello se ha convertido en una tendencia de la industria automotriz, pues es más amigable con el medio ambiente.

Son más ruidosos

Falso. El motor con un turbocargador es menos ruidoso que uno de aspiración natural, además posee un tamaño de motor generalmente mucho más pequeño para producir la misma cantidad de energía.

Sus mantenciones son más caras

Falso. El motor turbo no tiene un mantenimiento específico o distinto al motor convencional, por lo que no implica trabajo extra por parte del taller mecánico. Esto eliminaría la posibilidad de que te cobren más dinero por su mantenimiento.

Seguir leyendo:

Mantención de autos: ¿Sabes en qué consiste una afinación?

¿Qué puedes hacer para extender la vida útil de la batería de tu auto?

5 consejos para que la depreciación no afecte tanto a tu auto