Al momento

Reportaje, el mercado automotor después de la pandemia

La actual crisis sanitaria tendrá repercusiones en el futuro, y en lo que respecta al mercado automotor las consecuencias se verán en su real magnitud una vez que finalice este obscuro episodio. Por ahora lo que es un hecho es que las ventas de automóviles se desplomaron, lo que obligó a los importadores y concesionarios a buscar nuevos métodos para seguir vigentes.

Por Leonardo Pacheco / Fotos: Agencias

Muy impactante fue la información que hace algunos días emitió la Asociación Nacional Automotriz de Chile (ANAC), en la que se señala que las ventas de automóviles nuevos cayeron a un nivel histórico de casi 73% durante abril. De este guarismo se desprende una reducción de un 33,2% en lo que va corrido del presente año, es decir un poco más de 85 mil unidades comercializadas en los primeros cuatro meses de este ingrato 2020.

Pero más allá de las lamentaciones lo que se necesita son ideas innovadoras que lleven a la acción, que permitan mantener la buena salud del rubro, aunque no podemos negar que el proceso de revitalización de la industria tardará bastante tiempo, una vez que logremos dejar atrás estos días aciagos. Sobre esta base nos formulamos la siguiente pregunta: ¿qué transformaciones experimentará el mercado automotor chileno después de la pandemia? Es una interrogante que ya está arrojando sus primeras respuestas.

Las medidas de distanciamiento social están sirviendo para que los importadores y concesionarios experimenten nuevas metodologías de venta, apoyadas por la vía digital, y es que la compra presencial irá perdiendo vigencia hasta el punto de que la búsqueda, cotización, demostración y compra del vehículo se realizarán de manera remota… menos la etapa donde la unidad es entregada al propietario, lógicamente.

Los interesados no irán a “vitrinear” para decidir la adquisición de un nuevo automóvil, sino que todo indica que después del contacto online será un ejecutivo comercial de la automotora elegida el que irá hacia el cliente, para mostrarle las ventajas del modelo seleccionado en la puerta de su casa u oficina e intentar cerrar la transacción, momento en el que se retomará la vía remota.

De aquí viene dada la importancia que tendrán los showrooms virtuales, portales que cada día deberán ser más modernos, interactivos y atractivos, porque en ellos se generará el primer contacto con los potenciales clientes, una primera impresión que determinará el éxito o el fracaso de la venta.

El automóvil como espacio personal

Está claro que este cambio no se producirá a corto plazo, aunque la situación límite a la que nos ha llevado la pandemia de cierto modo aceleró la reconversión del mercado; el paso a lo digital vendría de todas formas, aunque de un modo mucho más progresivo. El inconveniente está en la forma, en la metodología que los importadores utilizarán para realizar sus negocios, y es que las plataformas aún no se han desarrollado completamente y todavía hay quienes no confían en ellas al momento de ingresar datos; la vulnerabilidad es un fantasma que está muy presente y al que le tememos.

Una cosa es realizar reservas online o pedir que nos contacte un ejecutivo, pero es algo muy distinto adquirir un bien de varios millones de pesos dando un simple click, sin tener certeza que esa transacción se está realizando sobre una plataforma segura.

Hay puntos que deben mejorarse y confianzas que deben ganarse, y en eso se trabaja ahora. Los portales de venta de automóviles y los medios especializados online son excelentes escaparates para mostrar la oferta de vehículos que hay en el mercado, eso ya está resuelto y funciona, lo que viene es crear plataformas amigables y seguras para que los “ciber clientes” se sientan tan a gusto como si estuviesen en la sala de exhibiciones de un concesionario hablando con un vendedor cara a cara.

No hay que alarmarse con todo este asunto, porque los automóviles son necesarios, fundamentales para realizar las actividades cotidianas. Y hay que decirlo, si el distanciamiento social permanece por mucho tiempo habrá quienes harán un gran esfuerzo y comprarán un automóvil… para evitar el uso del transporte público. Hasta se habla del regreso de los Autocines, y seguramente que en corto tiempo comeremos en un Drive In como en los años cincuenta, con una bandeja en la ventanilla.

En algún momento pasará esta crisis, pero eso marcará el comienzo de nuevas formas de realizar transacciones y seremos testigos de un gran cambio en el mercado automotor. La inventiva del ser humano brilla en épocas difíciles, así que para conocer lo que se viene solo les pedimos que se cuiden y que dentro de lo posible se mantengan en casa… porque habrá muchas novedades para ver.