Al momento

Opel Corsa, cinco razones para elegirlo

Se trata de un modelo icónico, de un ejemplar que tiempo atrás hizo valer su presencia no solo en el segmento de los hatchback tipo B, sino que también en el nicho de lo sedanes, los station wagon e incluso en el de las camionetas compactas. Pero ahora hablaremos de la sexta generación, que se ofrece en nuestro país en cinco versiones y con precios bonificados que parten en $11.890.000.

Por Leonardo Pacheco / Fotos: Prensa Opel

Después de estar ausente por un largo tiempo, cuando Chevrolet dejó de ofrecerlo para darle cabida al Sail, el Corsa regresó a Chile por la vía digital y recuperando su marca y esencia originales. El emblemático escudo del Blitz volvió a destacarse en su estilizada proa, aunque esta vez dentro de la gama ya no se ofrecen las variantes de tres puertas y tampoco se leen las iniciales OPC, lo que es una lástima para los puristas.

Debemos recordar que desde 2017 Opel forma parte del grupo PSA, regazo que comparte con los fabricantes Citroën, Peugeot y DS. Es por esta razón que en el nuevo Corsa se anuncia una nueva plataforma, la base CMP, que es el mismo cimiento del Peugeot 208… uno de sus rivales más directos, comentario aparte.

Este nuevo Corsa es europeo hasta la médula, lo que se advierte desde el primer contacto, destacando especialmente la materialidad de la cabina y los aditamentos incluidos en la dotación estándar; por ejemplo, es posible elegir una pantalla de 7 o 10″ ambas compatibles con las plataformas Apple CarPlay y Android Auto.

La longitud aumentó, quedando en 4.060 mm (+39 mm), mientras que el ancho registra 1.745 mm (-1 mm), el alto 1.433 mm (-48 mm), para cerrar con una ganancia de 28 mm en la distancia entre ejes, es decir con 2.538 mm en total; el espacio de carga oscila entre 309 y 1.081 litros, nada mal para un hatchback de este tamaño.

El line está compuesto por cinco versiones, en las cuales se ofrecen dos bloques gasolineros y un diésel: 1.2 litro (75 CV), 1.2 litro Turbo (100 CV) y 1.5 litro TDI (100 CV). Para los motores a gasolina se puede optar por transmisiones manuales de cinco o seis velocidades, y además por una caja automática de ocho marchas. El motor turbodiésel solo puede estar asociado a un conjunto mecánico de seis desarrollos.

Es un ejemplar muy apetecible y por varias razones, pero en esta oportunidad resumiremos sus cualidades en cinco ítems. Es una información precisa, muy útil para quienes deben tomar una decisión bien fundamentada.

1) Su nombre infunde respeto

Es innegable que el nombre Corsa evoca buenos recuerdos, vivencias familiares e individuales que lo ubican en una posición privilegiada a la hora de decidir en este competitivo segmento; hay al menos cinco rivales de temer, el Peugeot 208 y el Renault Clio entre ellos.

Si bien el Corsa vivió algunas etapas difíciles, como cuando su futuro no estaba claro y se mantuvo activo bajo la influencia del corbatín dorado de Chevrolet, aún así su nombre infunde respeto e incluso cariño. Eso es algo de lo que muy pocos automóviles se pueden jactar, y es que al Corsa todo se le perdona… incluso cuando se nombre fue mal usado en un sedán chino de dudosa calidad.

2) El origen europeo lo enaltece

Por efecto de la masiva presencia de ejemplares asiáticos en nuestro país, el origen europeo ha aumentado su valor intrínseco. El Corsa se fabrica en el viejo continente, da lo mismo si es en Alemania, España o cualquier otra nación, porque al final de cuentas ese rincón del mundo es lo que se valora… y no solo por un simple capricho.

Desde la calidad de los polímeros internos hasta la confiabilidad de los órganos mecánicos son vistos con buenos ojos por los compradores, cuando se anuncia manufactura europea. Eso es un hecho comprobado, un pensamiento que desde hace muchos años está presente en nuestra idiosincrasia, y si analizamos este fenómeno con datos duros nos daremos cuenta que no se trata de una simple sensación; el origen europeo ofrece un nivel de calidad superior al resto.

3) El tamaño diversifica su uso

Ya citamos las cotas exteriores, y sobre esa base podemos decir que el nuevo Corsa se adecúa a diferentes usos, incluso a las específicas necesidades de los grupos familiares en crecimiento; en la banca trasera se pueden acomodar dos adultos o tres niños sin problema.

La generosa capacidad del maletero y los muchos portaobjetos incluidos en la cabina elevan la funcionalidad del habitáculo, y si se trata de un usuario joven que gusta de los viajes en compañía de amigos o de sus aditamentos deportivos, como bicicletas, esquís o tablas de surf, el Corsa está en condiciones de adaptarse a ese requerimiento con absoluta naturalidad.

4) Su precio no es excesivo

Frente a otras alternativas, de este mismo segmento y silueta, el Corsa con su precio inicial superior a 11 millones de pesos podría parecernos fuera de contexto e incluso costoso. Pero si ponemos en la balanza lo que nos ofrece, en cuanto a equipamiento (en su versión básica), tecnología y materialidad, ese cifra no solo deja de sonar elevada sino que hasta conveniente.

Este Opel no llegó al mercado para endulzarles la vida a los amantes del ahorro, esa no es su misión, pero como su llegada a Chile está gestionada directamente por la marca y no por un representante que actúa como intermediario, fue una grata sorpresa para todos el anuncio de sus precios, más bajos de lo que se esperaba.

5) Comportamiento brillante

Quien escribe estas líneas pudo conducirlo, cuando se lanzó mundialmente en Europa (Croacia), una valiosa oportunidad que nos entregó el conocimiento necesario para asegurarles que se trata de una de las mejores generaciones que nos ha dado el Corsa; se trata de la sexta camada, en la que podemos decidir entre tres motores e igual número de transmisiones… un dato no menor.

Los motores downsizing ofrecen una elevada eficiencia junto a un performance muy respetable, siendo además la transmisión automática de ocho velocidades un conjunto de tecnología superior, no habitual en este segmento. La suspensión demuestra aplomo en todos los escenarios, y en la cabina la filtración de sonidos parásitos es prácticamente nula, ventaja que por supuesto beneficia a los ocupantes en viajes de largo aliento.