Al momento

DFSK 560, cinco razones para elegirlo

En nuestro país la oferta de SUVs de procedencia china supera por amplio margen a la de cualquier otro segmento, por lo que la decisión de compra puede ser muy difícil de tomar. Pero la buena noticia es que en el abanico de posibilidades existe una opción que destaca por cinco sólidos argumentos, información clave para ayudar al comprador indeciso.               

Por Leonardo Pacheco / Fotos: Prensa DFSK

El grupo Inchcape es el responsable de representar en nuestro país al fabricante chino DFSK, una marca que se ha expandido considerablemente en los últimos 12 años, y que en la actualidad posee una red compuesta por ocho fábricas en tres países, seis centros de Investigación y Desarrollo (R&D) y que dispone de la capacidad para producir 700.000 automóviles al año.

Pese a su juventud DFSK está a la par de nombres mucho más antiguos, compartiendo escenario con actores de Japón y Corea del Sur en más de 70 mercados, destacando además una gama de productos muy completa en la que se cuentan vehículos para uso particular y comercial, line up que está integrado por tres variantes de SUV y cuatro furgones de reparto urbano.

Uno de los modelos que captó nuestro interés es el 560, un espacioso sport utility que se presenta con un precio inicial de $10.690.000, un asequible monto que puede ser aún más conveniente cuando se le aplican las bonificaciones consideradas por el importador, especialmente cuando optamos por la vía del financiamiento directo.

El DFSK 560 es una interesante alternativa para los grupos familiares, por las razones que ya detallaremos, y a pesar de que su nombre no es tan conocido como el de otros actores de esta misma categoría y origen, liberado de ese prejuicio este SUV nos ofrece muchas ventajas a considerar; revisemos las cinco más importantes.

1) Es ideal para familias numerosas

Se trata de un SUV mediano, lo que quiere decir que sus cotas externas son más bien adecuadas para un entorno urbano, donde los espacios para estacionar son ajustados y donde a diario se debe lidiar con calles atestadas de tránsito. Pero esto no quiere decir que con sus 4.515 mm de largo, 1.815 mm de alto, 1.735 mm de ancho y 2.690 mm de distancia entre ejes no esté en condiciones de entregarnos un generoso espacio interior.

En la cabina se dispone de tres corridas de asientos, lo que suma siete plazas distribuidas en modalidad 2+3+2. Si bien las filas dos y tres son abatibles, lo mínimo que se ofrece son 600 litros de capacidad de carga, cualidad que sumada a la presencia de una gran variedad de vanos portaobjetos, transforman al 560 en un SUV que responde bien a las específicas necesidades de las familias numerosas.

2) Conveniente relación precio-equipamiento

Tomando como referencia el precio final con todas las bonificaciones aplicadas, el comprador pagará $9.690.000, por un SUV equipado con llantas de 17”, barras en el techo, manillas cromadas, retrovisores calefactables con señalizador, neblineros delanteros y traseros, dirección eléctrica, aire acondicionado, paquete eléctrico full, pantalla táctil de 7” con conexión vía Bluetooth y tapicería realizada con cuero ecológico.

La seguridad no se dejó de lado, anunciándose en esta misma variante (Comfort) la presencia de apertura y cierre remoto de puertas, control de velocidad crucero, frenos de discos en las cuatro ruedas con ABS+EBD, doble airbag frontal, además de sensores y cámara trasera, entre otros ítems.

3) Propuesta técnica interesante

Si a lo anterior le sumamos que se trata de un ejemplar movido por un bloque gasolinero de 1.8 litro y en el que se dispone de una potencia máxima de 138 CV, la propuesta de este DFSK se torna aún más atractiva. Es un motor que nos entrega un rendimiento mixto de 12,1 km/l y que es capaz de erogar un torque máximo de 187 Nm a 3.600 rpm, lo suficiente para obtener un enérgico desempeño al viajar por las sinuosas carreteras de nuestro país.

En este ámbito también destaca el hecho de que la suspensión es independiente en ambos ejes, lo que garantiza un andar confortable en todos los terrenos, y más importante aún es que, a diferencia de uno de sus principales oponentes, el 560 está construido sobre una estructura monocasco específica para un automóvil de turismo y no recurriendo a una base derivada de un vehículo para uso comercial.

4) Diseño exterior muy bien logrado

Debido a la gran cantidad de actores que existen en este mismo segmento, casi todos ellos de la misma nacionalidad, es una afanosa tarea la de lograr un diseño exterior diferente y que sea capaz de establecer cierta distancia con los rivales. En este sentido el DFSK 560 toma algo de ventaja, porque en él se ha volcado toda la experiencia del equipo de diseño que funciona en las instalaciones de la marca en Indiana, Estados Unidos.

Como podemos ver, la carrocería posee detalles sumamente distintivos, como el frontal caracterizado por unos faros en cuyas hendiduras descansa ese elegante listón cromado que recorre todo el ancho de la proa, sin olvidar por supuesto el moderno estilo de los neblineros. Por los flancos destaca una acentuada línea dinámica, y es innegable lo mucho que aportan a la estética las protecciones de resina que abrazan el zócalo y los pasos de ruedas.

5) Dos versiones bien pensadas

El DFSK 560 no intenta ir más allá de lo que se debe ofrecer en su segmento, estrategia que además de evitar que los precios se disparen, le facilita las cosas al potencial comprador. Se ofrecen dos niveles de equipamiento, Comfort y Luxury, en los que se considera la misma ya descrita motorización y una caja mecánica de cinco velocidades.

Las diferencias solo están dadas por algunos ítems adicionales en la lista de equipamiento, en ningún caso por algún detalle en la materialidad o calidad interior, agregándose en la opción mejor dotada luces diurnas de ledes, techo solar eléctrico, seis parlantes en lugar de cuatro, difusor de aire trasero, control de estabilidad y asistente de frenado de urgencia (EBA).