Al momento

Test Drive Nissan Versa, la calidad como punto de partida

Apostando por una silueta que -afortunadamente- se niega a desaparecer, llegó a nuestro país la segunda generación del Nissan Versa, invocando de paso algunas cualidades difíciles de resistir, entre ellas un habitáculo amplio y bien equipado, un diseño exterior convincente y una eficiente motorización de 1.600 cc.            

Por Leonardo Pacheco / Fotos LP

Me imagino que algunos de ustedes recuerdan al Nissan Platina, un sedán compacto que compartía información genética con el Renault Clio Classic, la variante tricuerpo del citado hatchback. Bueno, eran los mismos ejemplares bajo distintas marcas, un ejercicio arquitectónico bastante desafortunado, por decir lo menos, el que pese a buscar adeptos en mercados emergentes y a buen precio, nunca logró posicionarse; al final ambos fueron descontinuados.

Hablé del Platina para ponerlos en contexto, para que entiendan de un modo claro cuál es el hábitat y propósito del Versa, que es el producto con el que Nissan borró ese ingrato capítulo de su historia, algo que también hizo Renault con el Symbol. Lo importante es que al interior de la firma japonesa suplicaban por un sedán más pequeño que el Tiida y lo consiguieron, por lo que el Versa asumió un rol de suma importancia dentro del line up de Nissan.

Lo más curioso o atípico en realidad, es que pasaron más de diez años desde que el primer Versa pisó las calles y ahora recién estamos frente a la segunda generación, claro que con cambios tan radicales que bien podrían haberle cambiado el nombre y nadie hubiese reclamado por eso. En ese mismo plazo la mayoría de las marcas habrían hecho desfilar al menos tres evoluciones y un par de facelift, pero lo que hizo Nissan se escapa de los lineamientos tradicionales de la industria.

El nuevo Versa exhibe un diseño sumamente atractivo, en sintonía con lo que ha realizado la marca en Murano y Leaf, vestimenta en la que destaca la proa equipada con una mascarilla trapezoidal invertida que hace ver al parachoques como un sofisticado componente aerodinámico; por supuesto que los faros son de ledes.

En la vista lateral se advierte que los voladizos no abusan de su longitud, por lo que la carrocería reparte bien su peso sobre cada eje. Otro detalle de buen gusto es la línea arqueada del techo, con una curva tan pronunciada que prácticamente hace desaparecer al pilar C cuando este se encuentra con el baúl. Se anuncian 4.495 mm de largo y la distancia entre ejes se extiende hasta los 2.620 mm, cotas que anticipan una generosa habitabilidad.

Ambientación deportiva

El interior me agradó mucho, no voy a negarlo, porque en esta versión la tapicería está realizada con cuero ecológico de dos tonos, hay aplicaciones barniz de piano en la consola central y el clúster digito-analógico se complementa muy bien con esa moderna pantalla táctil de 7”, monitor que se ve más grande de lo que es porque los pulsadores están ubicados dentro del mismo marco; es un centro informativo muy fácil de utilizar.

El puesto de manejo posee cierto aire deportivo, algo que no me esperaba de este sedán, y es que resulta imposible pasar por alto la presencia de un volante con borde inferior plano, del anatómico diseño de las butacas y de ese audaz pomo con el que se opera la caja de velocidades, que parece tomado de un 370Z; sin temor a exagerar, les comento que es un cockpit muy agradable a la vista y fácil de adecuar a todo tipo de complexiones.

Si bien el primer Versa no tenía problemas en lo referido a terminaciones, en esta segunda generación el nivel subió considerablemente, porque además de no detectarse yerros en los detalles finos, los materiales utilizados lucen muy bien y pasan la prueba táctil con la mayor de las calificaciones; claro que estamos analizando un ejemplar cuyo precio supera los 12,5 millones de pesos… así que no esperaba menos.

El espacio es adecuado para cinco ocupantes adultos, a pesar de esa exagerada elevación central que presenta el piso en el sector de la banca trasera. La banqueta no es muy blanda, lo que puede llegar a incomodar en los viajes de largo aliento, y la plaza de en medio se ve afectada por la presencia de una consola abatible, en la que se ubican dos portavasos; pienso que, por el bienestar de quien viaja en el centro de la banca, era mejor no incluir ese accesorio.

Dinamismo condicionado

Ya quedó claro que el nuevo Versa no tiene bemoles en asuntos de calidad, volumetría y menos en equipamiento, refiriéndome a esta versión puntualmente, pero no existen los automóviles perfectos así que vamos con los temas atingentes a la mecánica.

En el vano frontal habita un bloque gasolinero de 1.600 cc, unidad motriz que produce 118 CV a 6.300 rpm y un torque de 149 Nm a 4.000 rpm, cifras no muy generosas pero concordantes con la capacidad cúbica del citado impulsor. Ahora bien, el problema radica en que esta variante dispone de una transmisión CVT, un conjunto que en honor a la verdad no logra extraer lo mejor de este bloque, sobre todo en caminos con pendiente positiva, lo que me lleva a pensar que una mejor compañera sería la caja manual de cinco velocidades; pero solo estoy suponiendo porque no he testado esa unidad.

La presencia del modo Sport torna menos gris el panorama, pensando en un conductor que busca un andar chispeante y dinámico, comentario que pierde su validez en situaciones cotidianas. Si usted busca eficiencia, buen rendimiento y reacciones progresivas es muy probable que este tren motriz sea el indicado; aunque no estaría mal incluir un segundo motor en el line up, una opción que satisfaga a otro tipo de usuario.

La suspensión es muy confortable y nos ofrece un andar aplomado que nos anima a realizar una que otra maniobra osada con el volante. La plataforma está tan bien equilibrada como un péndulo, acusando una mínima inclinación de la carrocería en los caminos revirados a lo que se suma un impecable contrapeso en los momentos de inercia; la presencia de tren trasero semirrígido no le juega en contra.

Debo decir que me sentí decepcionado ante la presencia de tambores traseros, porque el nivel de este sedán merecía discos en ambos ejes. No obstante, la frenada es potente e infatigable, merced a las ayudas electrónicas presentes en este sistema, entre las que se cuentan el antibloqueo (ABS), la asistencia de frenado (BA) y la distribución electrónica de la fuerza de frenado (EBD). Y ya que estoy enumerando asistencias a la conducción, aprovecho para comentar que en todas sus versiones el Nissan Versa considera asistente de ascenso en pendiente (HSA) y control dinámico vehicular (VDC).

 

FICHA TÉCNICA

Precio: $12.690.000 (Exclusive)

Motor: 1.6 litro / Gasolina

Potencia/Torque: 118 CV / 149 Nm

Transmisión: Automática CVT

Tracción: Delantera

Vel. Máxima: 187 km/h

Rend. Mixto: 16,3 km/l

Largo: 4.495 mm

Ancho: 1.740 mm

Alto: 1.475 mm

Entre ejes: 2.620 mm

Cap. Maletero: 482 lts.