Al momento

Great Wall Wingle 7, una pickup con grandes ambiciones

Así como lo ha hecho la mayoría de las marcas de origen chino, Great Wall también busca sacarle partido al segmento de las pickups medianas, claro que con cierta ventaja debido a su experiencia previa. En la Wingle 7 se concentran todos sus conocimientos, aunque aún le quedan varios temas por resolver.    

Por Antonio Salazar / Fotos Great Wall

En noviembre pasado fue presentada la Wingle 7, una interesante alternativa que, en honor a la verdad, cuesta diferenciar en medio de esa creciente oferta de pickups de origen chino que existe en nuestro país, con los fabricantes Jac, Maxus y ZX Auto arremetiendo con fuerza contra la protagonista de esta prueba. Y con respecto a esta división, la que aún no iguala los niveles de calidad ofrecidos por las marcas japonesas, solo podemos decir que ha evolucionado de un modo incuestionable, pero que sigue fallando en asuntos básicos.

En esta Great Wall el diseño exterior concuerda con los ideales de solidez y fortaleza que el usuario espera hallar en un ejemplar de esta índole, porque al final de cuentas una camioneta, por más elegante o deportiva que sea, sigue siendo un vehículo destinado al trabajo. El frontal nos da la idea que fue diseñado para atravesar un muro, no obstante nos desconcierta que se incluyeran unas llantas tan hermosas pero que se recurriera a una barra de seguridad tan simplona; escatimar la calidad de un elemento secundario terminó de cierto modo por afectar el look exterior de esta camioneta.

El habitáculo nos devuelve la sonrisa, nos permite entender que Great Wall está viviendo un vertiginoso proceso de avance, tal y como lo ha hecho la división Haval. La calidad de los polímeros es satisfactoria, al igual que las terminaciones, y a los amantes de la conectividad les tenemos una buena y una mala noticia: que serán recibidos por una vistosa pantalla táctil, pero esa central no brinda acceso a las dos plataformas telefónicas más utilizadas; se enlaza vía Bluetooth.

La volumetría no tiene bemoles, por lo que esta pickup bien puede convertirse en un medio de transporte familiar. El puesto de manejo es perfecto, todo está al alcance de la mano y es muy ergonómico, siendo además el aspecto que luce el tablero lo que más nos agradó; es un cockpit que exhibe casi los mismos rasgos presentes en un automóvil de turismo.

Motor nervioso    

No podía faltar un motor turbodiésel, porque lo que Great Wall pretende es arrebatarle parte de las ventas a esas arraigadas camionetas niponas, por lo que la citada unidad motriz, e idealmente una caja automática, son las mejores herramientas para hacerse notar; pero la Wingle 7 solo considera transmisión manual, lo que deja al motor turbodiésel como el único recurso válido para enfrentar el desafío.

La citada unidad motriz es de 2.0 litros y desde ella brotan 140 caballos, una potencia nada despreciable y que se combina con un torque de 315 Nm. Como ya lo dijimos la transmisión es mecánica, de seis velocidades, y en esta versión identificada como Deluxe, que es la tope de gama, se incluye un sistema de tracción a las cuatro ruedas con modalidades de uso 2H, 4H y 4L; para acceder a ellos hay que girar una ruedecilla ubicada en la consola central.

En carretera el motor acelera bien, aunque en rutas ascendentes tarda un poco más de lo esperado en elevar el ritmo de marcha. La zona útil del cuentarrevoluciones está por sobre las 3.500 rpm, rango que por supuesto nos indica que se trata de un impulsor de carácter nervioso y también ruidoso, pero que sin mayor trámite nos permite acceder a una buena dosis de torque.

En la acera de la negativo está el hecho de que para desplegar esos 315 Nm que se anuncian en la ficha técnica, es necesario bajar hasta tercera marcha y luego no ir más allá de la quinta velocidad. Es un motor enérgico, pero hay que saberlo ayudar con los desarrollos menores de la transmisión, porque de lo contrario notaremos que sufre de un excesivo turbo lag.

Lo operación de la selectora de cambios no es del todo perfecta pero cumple, en tanto que de los frenos podemos decir que sufren con el calor acumulado por lo que no debemos abusar de ellos… no sin antes permitirles la debida ventilación natural. La dirección acusa sobre asistencia, aunque eso no perjudica su feedback ni tampoco limita la capacidad de realizar maniobras finas.

De la suspensión solo podemos decir que es robusta, no muy apta para ejercicios urbanos y que en las curvas el cabeceo de la carrocería está dentro de los niveles esperados en una camioneta. Claro que el tren trasero rebota demasiado, lo que nos lleva a pensar que necesita unos amortiguadores más específicos o una solución más sencilla, que es agregar algo de peso permanente en el sector de carga; soporta más de 1.000 kilos así que no habrá problemas con eso.

 

FICHA TÉCNICA

Motor: 2.0 TDI 140 CV / 315 Nm

Transmisión: Mecánica / 6 vel.

Tracción: 4×4 (High/Low)

Vel. Máxima: 178 km/h

Rend. Mixto: 11,5 km/l

Largo: 5.395 mm

Ancho: 1.800 mm

Alto: 1.760 mm

Entre ejes: 3.350 mm

Cap. Carga: 1.050 kg.