Al momento

Sesenta autos de colección participaron en la versión 25 del Rally 500 Km Sport Clásicos

Todos los vehículos inscritos para cubrir el tramo del evento, entre Santiago y Coquimbo, fueron fabricados entre 1930 y 1989.

Luego de dos intensas jornadas de competencia, que entregan puntaje para la “Triple Corona Chilena”, resultó ganador el binomio Alfonso Esteva & Mariela Besoain, a bordo de un Chevrolet Corvette Stingray Convertible de 1966. El premio “Best of Show” se lo adjudicó un Bentley 4.5 de 1930, automóvil británico que forma parte de la colección Jedimar.     

Chevrolet Corvette Stingray Convertible -1966

Alfa Romeo, BMW, Bentley, Datsun, Ferrari, Ford, Jaguar, MG, Mercedes-Benz, Porsche, Rolls-Royce, Triumph y Volkswagen. Estas son algunas de las marcas que lucían los ejemplares clásicos deportivos que se anotaron para disputar la edición 25 del “Rally 500 km Sport Clásicos”, uno de los eventos más tradicionales de la especialidad en nuestro país.

La actividad comenzó con una largada protocolar -el jueves 29 de agosto- en el Parque Bicentenario de Vitacura, una tarde llena de hermosas máquinas y engalanada por una gran cantidad de público, entusiastas espectadores que disfrutaron del espectáculo ofrecido por estos nostálgicos automóviles. Entre aplausos y flashes los participantes cruzaron el arco de partida, para el día siguiente enfrentar una de las más extenuantes etapas del rally.

El viernes 30 a primera hora de la mañana los bólidos, todos pertenecientes a la categoría Sport Clásicos, es decir con ADN deportivo y carrocerías de tipología coupé, convertible y roadster, comenzaron la travesía hacia Coquimbo. Era una prueba de regularidad (tipo clásica), lo que impuso un enorme reto para los binomios, quienes debieron cumplir al pie de la letra las instrucciones del libro de navegación y mantenerse dentro de las velocidades y tiempos establecidos por los jueces.

Mercedes-Benz 170V Cabriolet (1938)

Entrada la tarde los participantes arribaron al Enjoy de Coquimbo, con claras señales de cansancio aunque con la misma cuota de entusiasmo con la que largaron en la mañana. Durante la cena de camaradería las duplas revisaron sus apuntes y sacaron conclusiones de su desempeño, aunque al final de cuentas los resultados oficiales se conocerían al día siguiente, luego de realizarse la prueba de precisión en los caminos interiores de Puerto Velero, instancia en la que se utilizarían los inequívocos sistemas de medición que sirven en rallys internacionales como la Mille Miglia en Italia o el Rally de Las Bodegas en Argentina; esta metodología se conoce como “regularidad sport”.

El sábado las relucientes máquinas salieron desde el Enjoy de Coquimbo hacia Puerto Velero, y pese al frío reinante de esa mañana muchas personas esperaron en las afueras del recinto para contemplar el paso de los participantes; nadie quedó indiferente ante la belleza de estos automóviles antiguos.

La prueba de precisión tardó varias horas en completarse, porque los bólidos largaron de uno en uno, en dos tandas cuyo recorrido debía cumplirse en un margen milimétrico de exactitud. Una vez efectuada esa etapa, los binomios regresaron al Enjoy de Coquimbo no para descansar, sino que para alinearse en la Avenida del Mar y deleitar al público con sus máquinas. La citada arteria fue cerrada al paso de otros vehículos y sólo se permitía el acceso a pie, una muestra del entusiasmo y apoyo ofrecido por la Municipalidad de Coquimbo. La exhibición estática duró hasta que la luz natural comenzó a decaer, instancia a la que asistieron miles de espectadores, demostrando la admiración que despiertan estos automóviles de alto valor patrimonial.

IKA Torino Coupé 1971

La jornada finalizó esa noche con la cena de premiación, en la que se dio a conocer a los ganadores del rally, a los binomios que inscribieron sus nombres en el libro que resume los 25 años de historia de esta competencia.

Al final del recuento se anunció que la dupla integrada por Alfonso Esteva y Mariela Besoain, a los mandos de un Chevrolet Corvette Stingray Convertible de 1966, se adjudicó el primer lugar, siendo escoltados por la dupla Wendler en segunda ubicación y el tercer puesto fue pata los tripulantes de un IKA Torino Coupé de 1971.

También se distinguió al ejemplar más destacado de la competencia, en una votación que incluyó al público presente en la Avenida del Mar. Esta vez el galardón se lo llevó el Bentley 4.5 de 1930, perteneciente a la colección Jedimar, un bólido británico que se lució con un su carrocería British Racing Green y su impecable desempeño en los dos días de competencia.

Premio Best of Show (Bentley 4.5 de 1930)

Con la celebración del “Rally 500 km Sport Clásicos” ya se han disputado dos de las tres etapas de la “Triple Corona Chilena”, campeonato que culminará en noviembre próximo cuando se le de luz verde al “Desafío de Clásicos”.

La edición 25 Aniversario del “Rally 500 Km Sport Clásicos” contó con el gentil auspicio de Mercedes-Benz Kaufmann, Arexons, Tag Heuer, Vespek, Ladrillo Princesa, Pastelería Mozart y Puerto Velero, además del patrocinio de la Ilustre Municipalidad de Coquimbo.

Jaguar E Type de 1966