Al momento

Infiniti Q50 amplía sus versiones con los nuevos Sport e Híbrido

Uno de los vehículos de Infiniti alabado por su diseño y performance es el Q50, que se creó por la marca premium de Nissan en el año 2012 y debutó en el Salón Internacional del Automóvil de Norteamérica en 2013, reemplazando al Infiniti G.  En Chile Infiniti es representada por SK Bergé y acaba de presentar las versiones Sport e híbrido de este sofisticado sedán.

Estas nuevas versiones logran un equilibrio ideal entre desempeño y lujo, gracias a su motor V6 de 3.0 litros de la serie VR que posee el Q50 Sport. Su carrocería incluye fascias delanteras y traseras con diseño deportivo y exclusivas llantas de aleación de 19 pulgadas con acabado brillante.

La atmósfera al interior del Q50 Sport incluye un renovado diseño en el volante, asientos deportivos en piel, nueva iluminación en panel de instrumentos, costuras en color gris plata, acabado en molduras  combinación aluminio y cromo-mate.

Para lograr el máximo desempeño del motor V6, el modelo sport del Q50 cuenta con transmisión automática de 7 velocidades y “Paddle Shifts” al volante, control adaptativo de cambios (ASC) y modo manual deportivo (DS). Además, la suspensión deportiva delantera y trasera ofrece un manejo mucho más dinámico, estable y firme en todo momento.

Por otro lado, el Infiniti Q50 híbrido ofrece un equilibrio sustancial entre impulso eléctrico y caballos de fuerza, el cual genera una potencia total de 360 hp. Al no requerir fuente de carga externa, esta versión del Q50 es ideal para el mundo automotriz actual. Su sistema de recuperación de energía (ERS) le permite frenar y recuperar la energía cinética, cargando así su batería de Iones de litio automáticamente, brindando un gran desempeño.

Además, su diseño le permite mantener el espíritu deportivo al contar con detalles únicos en el exterior con este estilo como los parachoques y llantas, y materiales al interior que logran el binomio perfecto entre un look deportivo y sofisticación.

El Q50 400 Sport complementa las versiones del sedán japonés al ser el de mayor potencia con 400 caballos de fuerza. Sus características deportivas resaltan al exterior como parachoques exclusivos en color aluminio ahumado, doble tubo de escape perforado y carcasas de espejos en color negro, mientras que al interior encontramos características de diseño artesanal bien logradas como las costuras rojas en el tablero y asientos, así como también la palanca de cambio en aluminio satinado.

De esta forma, el Q50 logra posicionarse como el modelo insignia de la marca al contar con una apariencia atractiva y un diseño deportivo al mismo tiempo, además de tecnologías originales de Infiniti diseñadas para empoderar al conductor.