Al momento

Mercedes-Benz Clase A Sedán, llega con tres versiones y una futura variante AMG.

Antes de iniciar los comentarios atingentes al Clase A Sedán, es importante aclarar que este modelo no fue introducido para reemplazar al CLA, sino que más bien para engrosar el número de variantes en la zona media del abanico ofrecido por esta casa alemana. También debemos decir que al verlo es imposible no acordarnos del 190E, ese compacto pero veloz ejemplar tricuerpo, lanzado en 1982, que hasta nuestros días sigue siendo anhelado por los fanáticos del alto performance.

A este nuevo sedán lo sostiene la misma plataforma utilizada en el Clase A hatchback, la base codificada como MFA2, por lo que sus dimensiones son 4.549 mm de largo, 1.796 mm de ancho, 1.451 mm de alto y 2.729 mm de distancia entre ejes; supera en 91 mm la longitud ofrecida por un Audi A3 Sedán. El compartimiento de carga admite 420 litros, es decir cinco litros menos que la propuesta de Audi.

Además de presentarse con un diseño exterior que mezcla de buen modo la elegancia con la deportividad, en este automóvil destaca el Cx de 0,22, reducido coeficiente aerodinámico que lo transforma en el líder de esta categoría, y que incluso lo acerca a lo que exhiben algunas siluetas mucho más aguzadas.

En el habitáculo la calidad adquiere un rol protagónico, como era de esperar, y dentro de una larga lista de aditamentos destaca el sensor de estacionamiento Parktronic, el control de crucero Tempomat, el sistema de infotenimiento MBUX controlado mediante mandos por voz, y la interfaz táctil de 10,25”, entre muchos otros dispositivos. Por supuesto que está presente el paquete PreSafe Plus, ayuda electrónica que anticipa el riesgo de un accidente y realiza una serie de gestiones para reducir ese peligro.

Por el momento tres versiones fueron confirmadas, aunque dentro de los planes para el próximo año, están incluidas algunas variantes equipadas con motor diésel y también el potente A35 AMG. De ese modo el abanico de posibilidades quedaría mucho más interesante.

Dentro de la gama actual podemos hallar unidades provistas de un bloque turbo gasolinero de 1.4 litro (163 CV), en los niveles A 200 Progressive y A 200 AMG Line, y de un impulsor turbo gasolinero de 2.0 litros del que emana una potencia máxima de 224 caballos, en la opción denominada A 250 AMG Line; en todas ellas el factor común es la transmisión automática 7G-DCT. Los precios van desde los $21.990.000 hasta los $26.990.000.