Al momento

DFSK 560, un nuevo SUV sube al cuadrilátero para desafiar al campeón de la categoría.

Un nuevo actor llega al mercado chileno para animar la fiesta de los SUVs, esa categoría que acapara el grueso de las ventas nacionales y en la cual la arremetida de las marcas chinas se ha sentido con mayor fuerza. Y justamente desde esa remota nación proviene el DFSK 560, un ejemplar que marca el inicio de una nueva etapa en la vida de este fabricante; con su introducción se busca destronar al Changan CX70, el que con esas 200 unidades vendidas al mes es el amo y señor de este segmento.

Exhibe un diseño exterior  anguloso y robusto, rasgos que son casi obligatorios en esta tipología, vestimenta en la que desatacan los neblineros dobles y el llamativo formato de los faros y de la mascarilla. La zaga es simple, con un cierto aire de Dodge Durango, mientras que la totalidad del zócalo cuenta con una gruesa cinta protectora de resina negra; los arcos de ruedas son espaciosos, lo que anticipa la presencia de una suspensión de largo recorrido.

Mide 4.515 mm de largo, 1.815 mm de ancho y 1.735 mm de alto. En la ficha técnica no fue anunciada la capacidad de carga, pero lo que sí está claro es que cuenta con una distancia entre ejes de 2.690 mm, suficiente para que en el habitáculo se ubiquen tres corridas de asientos. La posibilidad de recibir a siete ocupantes es sin lugar a dudas uno de los argumentos más sólidos de este producto, el que comentario aparte llega a nuestro país bajo el alero de Inchcape, el mismo representante de BMW, Rolls-Royce y Subaru.

En las dos versiones anunciadas, que se denominan Comfort y Luxury, se incluyen aditamentos de gran utilidad, como son el paquete eléctrico completo, la pantalla táctil de 7”, el Bluetooth, la cámara de retroceso, los frenos ABS, el doble airbag frontal y la llave inteligente, entre otros. Los asientos tapizados con cuero ecológico también son de norma en ambas unidades, mientras que el control de estabilidad, la columna de dirección ajustable y las luces diurnas son aditamentos exclusivos de la variante Luxury.

Al 560 lo impulsa un motor gasolinero de 1.8 litro que produce 138 CV a 5.600 rpm y un torque de 187 Nm, unidad motriz que está unida a una transmisión mecánica de cinco velocidades; se anuncia un rendimiento mixto de 12,1 km/l, y a diferencia de su antagonista principal el DFSK posee tracción delantera. Por el momento la presencia de una versión equipada con caja automática está descartada, por lo que no debemos confundirnos con la fotografía que está a continuación.

La marca ofrece una garantía de 5 años o 100 mil kilómetros, y se informaron precios, bonificados, de $8.490.000 para la opción Comfort y $9.490.000 para el nivel Luxury. Esta marca china está presente en 70 mercados del mundo, posee ocho centros de producción e incluso una fábrica especializada en vehículos eléctricos, en Indiana, Estados Unidos.