Al momento

Salón de Shanghái, la industria china avanza hacia el futuro.

Más de un centenar de marcas estuvieron presentes en el Auto Shanghái 2019, muestra que se desarrolla cada dos años y que se alterna con el Salón de Beijín, que es la segunda cita más importante de China y de prácticamente todo Asía. La antiquísima nación ha tomado el liderazgo en el desarrollo de la industria automovilística, superando con holgura a Japón y Corea del Sur, cuando comparamos el número de marcas que posee cada una de esas potencias mundiales.

Pero antes de pasar a los detalles, es importante comentar que, a diferencia de lo que sucede en Europa, en el citado rincón del mundo este tipo de eventos están lejos de desaparecer, por lo que nos alegra comprobar que no todos los fabricantes de automóviles han sucumbido a esa mal entendida “estrategia del ahorro”. Para los fabricantes chinos, y de otras nacionalidades que también acudieron al llamado, un Motor Show sigue siendo la mejor manera de hacerse notar, de captar la atención de los compradores y mostrar sus productos más recientes.

No se puede negar que la industria automovilística china literalmente se puso pantalones largos, dejando en el recuerdo esa variopinta gama de ejemplares cuya calidad de fabricación, desempeño e incluso diseño no eran precisamente del más alto nivel. Famosas fueron las demandas por plagiar los diseños, y los motores desusados para algunos fabricantes servían para animar, con cierta pereza claro está, a los modelos ofrecidos hace menos de cinco años.

Qué rápido cambiaron las cosas, y es que la evolución de la industria china se produjo en un periodo de tiempo que se puede señalar con los dedos de una mano, un fenómeno nunca antes visto en este rubro; en cinco años los diseños se tornaron propios, llegaron los motores turbo y las cajas automáticas. Incluso ya hay marcas que están realizando exitosas pruebas de conducción autónoma, mientras que en materia de electrificación es en China donde se han alcanzado los mayores avances en el desarrollo de baterías de larga duración y breve proceso de recarga.

Algo tan elemental como es la calidad percibida de los productos, resumida en materiales agradables al tacto y terminaciones bien ejecutadas, es otro de los asuntos que pasó de ser cuestionado o elogiado. La mayoría de las marcas presentes en nuestro país, como Chery, Changan, Geely, Haval, JAC y MG, por nombrar algunas, han demostrado una enorme superación, avance del que no nos queda ni una pizca de duda después de analizar los nuevos modelos develados en el Salón de Shanghái.

También es interesante analizar el surgimiento de divisiones especializadas, en un determinado segmento o derechamente de lujo, como es Lynk & Co, Way o Qoros. Los estudios de diseño emplazados en Italia y Estados Unidos, los centros de desarrollo ubicados en Alemania e Inglaterra, y el masivo reclutamiento de ingenieros y ejecutivos con experiencia en otras marcas, van construyendo un sólido porvenir, pavimentado el terreno para que la industria automovilística china siga caminado a paso firme hacia el futuro.