Al momento

Peugeot Partner, el i-Cockpit irrumpe en el mundo del transporte.

Las ventas del grupo PSA, compuesto por las marcas Citroën, Peugeot y Opel están en alza, afirmación que demuestran las cifras halagüeñas que fueron informadas durante el destape de la tercera generación del furgón utilitario Partner. En 2013 el citado grupo, que en ese entonces aún no contaba en sus filas con la alemana Opel, registró un 2,8% de participación comercial, para ya el pasado lustro elevar el guarismo hasta un notable 8,4%, refiriéndonos a un contexto global.

Este despegue también se experimentó en nuestro país, mercado en el que PSA acusó un incremento de un 27% en sus colocaciones, acumulando 19.246 unidades comercializadas en 2018; en 2016 Opel se añadió al gigante francés, lo que por supuesto produjo un positivo efecto en las cifras generales.

Con respecto al Partner, podemos decir que se trata de uno de los productos más exitosos de la casa felina. Desde que fue develada la primera generación en 1997, más de 1.500.000 unidades ruedan por las calles del mundo, siendo Chile el responsable de nada menos que el 5% de las ventas mundiales de este ejemplar; esta tipología de vehículo se queda con el 9% del mercado local, tajada de la que Peugeot toma un 18,4%.

El Partner es un actor relevante, considerando que el año pasado se comercializaron 4.730 unidades, muy por encima de las 2.504 que acumuló el Berlingo de Citroën y de las 1.517 colocaciones de la Fiat Fiorino, nombres que se cuentan entre sus principales oponentes.

El nuevo Partner, además de exhibir una carrocería con el moderno lenguaje estético de la marca, agrega una importante innovación en la cabina. Desde ahora se incluye el i-Cockpit, creado en 2012 y presente en todos los integrantes de la gama de pasajeros, que concentra una serie de soluciones que permiten elevar la funcionalidad, ergonomía y confort en el puesto de mandos; el volante de diámetro reducido y la pantalla táctil de 8” son sus rasgos principales.

Lo sostiene una plataforma híbrida, es decir que combina las virtudes de la base EMP2 en la parte delantera, con la flexibilidad de uso del cimiento RG5 en el sector trasero. Del primer tramo hereda la dirección eléctrica, el voladizo corto y el reducido peso, y del segundo segmento obtiene una elevada rigidez estructural, un asunto de vital importancia para un vehículo destinado al transporte de carga.

Se ofrecen dos longitudes, 4,4 (L1) y 4,75 (L2) metros, lo que a su vez permite entregar dos capacidades de carga: 1.000 kilos para la versión L1 y 950 kilos para la variante L2. En la zaga cuenta con puertas de tipo hoja con apertura asimétrica, y en el flanco derecho dispone de una puerta tipo corrediza; el sector de carga está separado de la cabina mediante una lámina de metal.

Se anuncia la presencia de un motor turbodiésel HDi de 1.600 cc, unidad motriz capaz de erogar 90 CV a 4.000 rpm y un torque de 230 Nm desde las 1.500 vueltas por minuto; lo acompaña una caja mecánica de cinco velocidades. En materia de rendimiento se declara un ciclo urbano de 16,5 km/l, 19,2 km/l en carretera y 18,1 km/l mixto.

El nuevo Peugeot Partner, que se construye en la planta de Vigo (España), irrumpe en el mercado con precios de $11.990.000 (+IVA) en su versión L1, y de $12.690.000 (+IVA) para la opción L2. En esta última, a la lista de equipamiento estándar se agrega cámara de retroceso, espejos abatibles eléctricos y pantalla táctil de 8”. Ambas variantes disponen de sensores traseros, Hill Assist, freno de mano eléctrico, control de estabilidad (ESP), frenos ABS+AFU y doble airbag frontal, entre otros ítems. Se espera una venta mensual de 400 unidades, de las que 2/3 corresponderían al sistema de flotas.