Al momento

Skoda Kamiq, presentan al más pequeño de la trilogía esquimal.

Ya conocemos al Kodiaq y Karoq, dos ejemplares desarrollados para competir en los segmentos de los SUVs grandes y medianos, respectivamente, y cuyas denominaciones fueron tomadas de la lengua inuit. Pero a pocos días de realizarse una nueva edición del Salón de Ginebra, donde será presentado al mundo, la marca checa puso a rodar por las calles de Europa al Kamiq, el tercer miembro de esta notable familia.

Está construido sobre la plataforma modular MQB-A0, que es la misma base donde se sostienen los modelos Audi A1 Sportback y Volkswagen T-Cross. Mide 4.241 mm de largo, 1.793 mm de ancho, 1.531 mm de alto y la distancia entre ejes se extiende hasta los 2.651 mm; son cotas que le permiten ofrecer una respetable volumetría a cinco ocupantes.

El diseño exterior exhibe un estilo sencillo pero sumamente funcional, lo que por supuesto concuerda con el pensamiento de la marca. Los faros frontales están divididos en dos segmentos, solución que permite ofrecer una proa con hendiduras y trazos bien marcados. No se trata de una simple versión más pequeña de sus hermanos, sino que es un ejemplar que posee su propio sello y una personalidad que, de cierto modo, se aparta del resto del line up.

La posición de manejo es elevada, y dentro del menú tecnológico se incluye el Virtual Cockpit con pantalla de 10,25 pulgadas. En otro sector del tablero se ubica un segundo monitor, de 9,2”, un clúster digital que organiza la información básica que requiere el conductor. La cabina exhibe una ambientación “cálida”, un tablero armonioso que se complementa con unos mullidos asientos.

Las opciones mecánicas son muchas, con cinco motorizaciones y tres tipos de transmisión. Los impulsores a gasolina pueden ser de 1.0 y 1.5 litro, con potencias de 95, 116 y 150 caballos, en ese mismo orden, y la oferta turbodiésel se resume a un impulsor de 1.6 litro del que emana una potencia máxima de 116 CV. Este interesante abanico lo cierra el motor 1.0 G-TEC, una planta que se nutre de gasolina y gas natural comprimido y que entrega 90 caballos. Se puede optar por una caja mecánica de cinco o seis marchas, o bien por un conjunto automático de siete velocidades.

El Kamiq, cuyo nombre puede traducirse como “encaja a la perfección”, es un todocamino equipado con tracción delantera, y que dentro de sus desafíos está el competir con el Citroën C3 Aircross y Mazda CX-3, entre otros. Aún no podemos hablar de su arribo a Chile, pero considerando el agresivo plan de expansión de la marca checa no es de extrañar que lo veamos más temprano que tarde rodando por este lado del mundo.