Al momento

Renault F1 Team, el equipo galo develó sus cartas para la temporada 2019.

Con los monoplazas denominados R.S.19 que estarán bajo los mandos de los talentosos pilotos Daniel Ricciardo y Nico Hülkenberg, el equipo francés busca alcanzar la gloria en una nueva temporada de la Fórmula 1; el certamen iniciará el 17 de marzo en Australia y concluirá el 1 de diciembre en Abu Dabi.

Otra importante noticia es que la división Renault Sport Racing seguirá a cargo del ingeniero francés Cyril Abiteboul, un experto hombre de negocios que en 2007 le dio forma al Renault F1 Team. Su notable pericia le ha permitido hallar los auspicios necesarios para elevar las arcar del equipo y transformar el amplio presupuesto en oportunidades de ganar.

En la primera línea de la complicada ficha técnica de este bólido se encuentra la planta motriz Renault E-Tech 19. Es un bloque V6 turboalimentado de 1.6 litro, una impresionante máquina cuyo cigüeñal gira a 15.000 vueltas por minuto hasta alcanzar una potencia máxima de 950 caballos en conjunto, considerando que al motor térmico lo asiste un sistema de regeneración de energía que aporta 120 kW adicionales.

Está construido con un monocasco de fibra de carbono y aluminio prensado en frío, hasta formar una superficie tipo panal de abeja. Con piloto incluido se alcanza un peso máximo de 743 kilos, en tanto que las medidas básicas son 5.480 mm de largo, 950 mm de alto, 2.000 mm de ancho, 1.600 mm de vía delantera y 1.550 mm de vía trasera. El mentado bloque motriz se encuentra coligado a una transmisión semiautomática de ocho velocidades, más reversa Quickshift.

Renault no es una debutante en el mundo de la Fórmula 1. Suma muchos años de experiencia en las ligas del motorsport, una bitácora cuyo punto culmine se logró hace cuarenta años cuando en el Gran Premio de Francia de 1979, Jean-Pierre Jabouille alcanzó la victoria a los mandos del recordado monoplaza RS10; fue la primera victoria del equipo en la máxima categoría.