Al momento

OPEL GRANDLAND X DIESEL: Lleva tu libertad más allá

Opel volvió al panorama automotriz y pisó el acelerador a fondo durante el año pasado, cerrando con broche de oro como marca del año para este 2019.

La marca del rayo ha sabido posicionarse poco a poco con lo mejor de su tecnología e ingeniería alemana dentro del mercado y esta vez se ha hecho un espacio en la categoría SUV con la línea SUV X, de la mano de sus modelos Opel Grandland X, Opel Crossland X y Opel Mokka X.

Como era de esperar de los alemanes, comenzaron el año con un nuevo lanzamiento que viene a responder las necesidades del usuario. Es por ello que no podía llegar en mejor momento una motorización diésel para el SUV más avanzado de Opel: El OPEL Grandland X Diésel.

Motor y Rendimiento

Grandland X añade a su línea un motor eficiente, silencioso y muy amigable con el conductor. Un motor diésel de cuatro cilindros turboalimentados de 1.6 litros de transmisión automática de 6 velocidades y 120HP, que lo convierten en un SUV de bajas emisiones, un gran par motor y un excelente rendimiento en carretera de 20.7Km/lt, lo que se convierte en un punto fuerte con respecto al presupuesto mensual del usuario.

Interior y espacio

La elección de los materiales para el interior es decididamente lujosa. También está bien equipado con un conjunto completo de medidas de seguridad activas que incluyen avisos de abandono del carril y somnolencia del conductor, además de colisión frontal, protección para peatones y funciones de frenado autónomo.

La consola central es muy sobria y amigable con el usuario, con conectividad para dispositivos Apple y/o Android y una pantalla táctil a color de ocho pulgadas para una interacción muy cómoda y fluida.

El interior presenta todas las novedades actuales de Opel y se presenta con la consola central dividida en tres secciones. El infoentretenimiento se encuentra en los modelos de grado superior. La ergonomía de la cabina es razonablemente funcional en la parte delantera y es un punto fuerte el contar con asientos AGR que cuidan la espalda tanto del conductor como del copiloto. En la parte posterior, el asiento del medio proporciona suficiente comodidad para pasajeros más pequeños y, gracias a un piso casi plano en la parte trasera, el espacio para las piernas no se ve comprometido.

Grandland X cuenta con un espacio de carga de 514 litros, expandibles a 1652 litros con los asientos abatidos, además, este espacio tiene doble fondo, lo que facilita mucho la organización de los elementos.

 Exterior

El uso de un techo bitono y pilares ”C” pintados que se mueven de forma opuesta dan al OPEL Grandland X Diésel un aspecto realmente audaz y nos hace pensar que es más bajo de lo que realmente es. Un punto muy interesante para un SUV de sus proporciones y una jugada hábil para estar a la par de los otros actores de este segmento tan competitivo.
El Grandland X Diésel tiene la cantidad justa de líneas y pliegues en su carrocería para dividir el tamaño general. Un diseño sobrio que va de la mano con su interior

 Seguridad y Confort

Grandland X Diésel lleva consigo todo el equipamiento necesario para ofrecernos una experiencia de manejo cómoda. En cuanto a confort, los asientos delanteros y traseros son calefaccionados, al igual que el volante. Cuenta con climatizador bi-zona, cargador inalámbrico para smartphone, control de radio al volante, control de velocidad crucero y sistema Intellilink, que integra perfectamente la conectividad con dispositivos Apple y Android.
Además, este SUV cuenta con el sistema Intelligrip, que permite al conductor elegir la mejor forma de tracción para cada terreno.
Sin duda Opel ha hecho de Grandland X un potente competidor de la categoría, ahora aún más con su nueva motorización diésel, que, junto con su equipamiento y diseño sobrio, ofrecen una alternativa a quienes buscan un SUV perfecto para el off-road y la familia, pero con un aspecto ejecutivo que lo hace muy versátil.

Es por ello que durante este 2019 Opel dará mucho que hablar.