Al momento

Karma Revero, el súperdeportivo eléctrico ya está en Chile.

La de Karma es una historia conocida, incluso que se repite en otros segmentos del mercado automotor mundial. Sucede que en 2014 la compañía, con sede en California y que actuaba bajo el nombre de Fisker, anunció formalmente su bancarrota tras dos años de actividad. Dejó mil unidades de su modelo Karma en las calles, y un déficit de dinero que se le atribuye al poco aterrizado plan de crecimiento que trazó su fundador, el danés Henrik Fisker.

Y decimos que la historia ya se conoce porque se trata de otra de las firmas que vuelven a la vida tras recibir capitales chinos, dinero fresco para desarrollar nuevas ideas e incluso darse el lujo de desafiar a los “grandes”. Fue en 2016 cuando Karma Automotive regresó al juego, ofreciendo un súperdeportivo ecológico denominado Revero; lo interesante es que esta imponente creación acaba de ser introducida a nuestro país.

La nueva marca llega bajo la gestión de Quantum Group, los mismos de Aston Martin y McLaren, por lo que es fácil suponer que el Revera, además de exótico, es un ejemplar altamente costoso. Se anuncia un precio de 185 mil dólares, monto que está plenamente justificado con la presencia de los últimos avances tecnológicos en las áreas de propulsión, seguridad y conectividad.

Utiliza un grupo motopropulsor eléctrico de rango extendido, con dos motores eléctricos que en conjunto erogan una potencia combinada de 403 caballos y un torque de ​​1.245 Nm que va directo a las ruedas traseras. Según el fabricante puede acelerar de 0 a 97 km/h de 5,4 segundos en modo Sport, y cubrir el cuarto de milla en 14,5 segundos; la velocidad máxima está limitada en 200 km/h.

Al mismo tiempo, cuenta con un motor de combustión interna de cuatro cilindros turboalimentado con 2.0 litros, que actúa exclusivamente como generador de energía para la batería. La estructura interna del acumulador fue rediseñada, aunque se utilizan las mismas celdas de iones de litio de la empresa subsidiaria A123 System; claro que su capacidad aumentó de 20,4 a 21,4 kWh.

El cargador a bordo alcanza una potencia de 6,6 kW frente los 3,3 kW de su antecesor, y se ha añadido la posibilidad de recarga rápida en corriente continua de hasta 40 kW; alcanza el 80% de la carga en 24 minutos. El Karma Revero ofrece una autonomía total de 483 kilómetros y una autonomía de 80 kilómetros rodando en modo 100% eléctrico, claro que con la batería recargada por completo.