Al momento

Brabham BT62, para conmemorar los 70 años de la Fórmula 1.

Brabham, la mítica escudería de Fórmula 1, fue fundada en 1960 por el piloto australiano Jack Brabham (fallecido en 2014) y por el diseñador de la misma nacionalidad Ron Tauranac. En sus más de tres décadas de actividad dicho nombre logró importantes preseas, como esos dos campeonatos mundiales de constructores, junto a cuatro campeonatos de pilotos, siempre refiriéndonos a la F1, hasta que en 1992 una serie de problemas económicos terminaron por cerrar sus puertas.

En la actualidad, Brabham ya no es un equipo de competición pero sí una pujante firma dedicada al desarrollo y construcción de ejemplares deportivos, con potentes motores, diseños audaces y precios exorbitantes; actúa bajo el nombre de Brabham Automotive.

Brabham BT62 rear quarter view lights on

Su más reciente creación, después de un largo periodo de especulaciones y teasers, fue presentada en sociedad en un evento en Inglaterra. Su nombre es Brabham BT62, denominación que evoca a los monoplazas de Fórmula 1 cuyos volantes fueron empuñados, entre otros, por Niki Lauda, Nelson Piquet y Denny Hulme. Es una bestia que costará nada menos que 1,2 millones de euros, y del que sólo se producirá una serie limitada de 70 unidades.

La esbelta carrocería está moldeada con fibra de carbono y kevlar, materiales de alto costo pero colmados de cualidades. Una de las ventajas que ofrecen es que se obtiene un peso bastante bajo, 972 kilos para ser más exactos, por lo que se torna de vital importancia que el enorme alerón trasero sea capaz de proporcionar un férreo empuje contra el asfalto; según los ingenieros se logró una carga de 1.200 kilos.

Brabham BT62 Driver View

Ubicado de modo central trasero está el corazón de este Brabham. Se trata de un bloque V8 atmosférico, el que merced a sus 5.4 litros de desplazamiento es capaz de erogar una potencia máxima de 700 CV a 7.400 rpm, además de un torque de 667 Nm desde las 6.200 rpm.

La transmisión es secuencial de seis velocidades, mientras que la energía cinética va directo a los neumáticos traseros, que son unos Michelin slick de 18”. Aún no se relevan cifras oficiales de aceleración y velocidad máxima, pero seguramente que serán números extraordinarios.