Al momento

General Motors presenta su Cruise AV, y no vemos el volante

General Motors ya presentó su primer auto autónomo listo para producción en 2019. A diferencia de otras armadoras, que hablan de autonomía pero siguen montando volante y pedales, GM va en serio, pues su Cruise AV basado en el Chevrolet Bolt EV no tiene volante y francamente, resulta extraño difícil de ver en las imágenes.

Este auto no saldrá a la venta en 2019, pero se usará como parte de una flota de movilidad en algunos estados, permitiendo que las personas compartan sus autos si salen de o se dirigen hacia el mismo lugar.

En el Cruise AV, todos los asientos son los del pasajero, puesto que el auto depende de radares e inteligencia artificial para conducirse por cuenta propia.

La cuarta generación de vehículo autónomo que se desarrolla en 18 meses y se hace de la mano de empresa Cruise Automation, adquirida por GM hace menos de 2016. Comenzaron agregando radares y sensores para conseguir que el auto pudiera tomar decisiones y así alcanzar el objetivo de que el auto se manejara solo.

gm-cruise-av

La generación pasada se presentó en octubre y fue probada en un sector cerrado de San Francisco, aunque ambas firmas se aseguraron de que el centro de pruebas tuviera ciertas complicaciones para asegurarse que los autos pudieran tolerar cualquier situación en el mundo real.

GM ya fabricó 50 autos de la tercera generación para que sus empleados los probaran, aunque se harán pruebas en los calores extremos de Arizona y en las bajas temperatura de Nueva York y Michigan con temperaturas muy bajas una parte del año.

Ahora, el siguiente paso es conseguir que estos autos lleguen a los caminos públicos en 2019. Para ello, habrá que librar algunas barreras legales y de seguridad como, por ejemplo, la instalación de bolsas de aire en un que no tiene volante. Deberá también cumplir con todas las normas o cambiarlas en ciertos estados de la unión americana ya que, de momento, solo de 7 entre los más de 50 estados permiten autos sin conductor. No se ha confirmado el lugar exacto donde comenzarán a funcionar estos autos, aunque California y Michigan parecen una respuesta obvia.

La capacidad de producción de GM en la planta de Orion, Michigan es amplia, aunque la restricción llega por parte de la NHTSA que permite flotas de no más de 2,500 autos. Una vez que se modernicen estas restricciones, los autos podrán hacerse a razón de miles por día y comenzarían a venderse al público, aunque eso se ve todavía lejano.

Este tipo de avances pueden ser de suma importancia, y serían parte del objetivo para hacer a la transportación más accsible y limpia. El costo por milla sería de un dólar en 2025 y podría convertirse en parte del negocio principal de GM para entonces, que ya no solamente vendería autos, sino que vendería viajes, un poco como lo que hacen Uber o Cabify.

Otro reto es encontrar el suministro necesario de radares para cuando crezca la demanda y asegurarse de que estos sean confiables y durables.