Al momento

Prueba: KIA Rio 4 (1.4 EX Full MT6)

Se trata de un sedán sumamente discreto, funcional y carente de atavíos superfluos. Con este producto el fabricante surcoreano nos demuestra que es posible capturar buenas cifras de participación, sin necesidad de abusar de los cromados o recurrir a soluciones arquitectónicas efectistas; la sobriedad es una bien valorada virtud.

kia-rio-4-6

Con el Rio 4, ejemplar que hace algunos meses recibió un necesario retoque, KIA Motors va directo a la yugular del segmento B, ese nicho donde su coterráneo Hyundai Accent hace de las suyas, junto con el japonés Toyota Yaris y el regionalizado Honda City. Es una categoría bastante difícil de abordar, tomando en cuenta que en nuestro país la tipología sedán es cada día menos requerida por los compradores.

Orientación familiar   

En el Rio 4 están ausentes las frivolidades para dar paso a la funcionalidad, tanto en sus formas como en sus dimensiones. La plataforma mide 4.385 mm de longitud y 1.725 mm de ancho, lográndose así una distancia entre ejes de 2.580 mm. A simple vista no luce pequeño, siendo 15 mm más largo que el Accent, pero 70 mm más corto que el Honda City.

kia-rio-4-10

Las mejoras del exterior buscaron otorgarle un look señorial, solemne si se quiere, efecto que se logró plenamente. En la proa llama la atención que la parrilla no posee ese clásico entramado, que se usa para ventilación, ofreciéndose en cambio una aplicación sólida tipo “black piano” que brilla casi del mismo modo que esos alargados grupos de iluminación. Pero más abajo una enorme bocatoma se apodera de la zona cercana al zócalo, lo que obligó a desplazar los neblineros hacia los costados.

La vista lateral es agradable, debido a lo bien equilibrados que están los voladizos, sobre todo en el sector del baúl. El compartimiento de carga exhibe un suave efecto respingado, mientras que un robusto pilar C se refunde con el tercer volumen, formando una sólida jaula de seguridad; se pierde dominio visual, pero en estos casos no hay mucho margen para evitar dicha consecuencia.

kia-rio-4-11

El habitáculo ofrece una generosa volumetría, gracias a la ya mencionada distancia entre ejes, y además porque esta variante del modelo Rio posee una clara orientación familiar. Además de la cabina espaciosa, en el compartimiento de carga caben 505 litros, cifra que puede aumentar cuando se abaten los respaldos de la banqueta.

El puesto de manejo es ergonómico y fácil de asumir, aunque se echa de menos una pantalla táctil más moderna, porque está claro que ese monitor de 5” no cumple las expectativas de los usuarios amantes de la tecnología.

kia-rio-4-1

En lo que respecta a materiales y terminaciones no advertimos fallas o “pecadillos” importantes, pero está claro que en el asunto estético no se lleva la más alta calificación ese panel desde donde se opera el aire acondicionado; es un estilo más de los noventa que de los tiempos actuales.

Brillante en la ciudad

Para animar a este sedán el fabricante surcoreano optó por un sencillo pero eficiente motor gasolinero de 1.4 litro, calibrado para producir una potencia máxima de 99 CV a 6.300 rpm y un torque de 135 Nm desde las 4.200 rpm; está claro que no son cifras escalofriantes, aunque en defensa del Rio 4 sacaremos a la luz su rendimiento promedio: 17,2 km/l.

kia-rio-4-8

Dentro de la gama se ofrecen variantes equipadas con transmisión automática de seis velocidades, pero en este caso al mentado bloque lo acompaña una caja mecánica con idéntico número de desarrollos. Es un sistema muy fácil de operar, que permite obtener buenas salidas en los semáforos, pero cuyo sexto peldaño es tan abierto que sólo sirve para enfrentar situaciones de velocidad crucero en caminos con pendiente neutra.

En estricto rigor la dupla motor/caja se complementa bien, pero es importante señalar que, considerando la baja oferta de torque, nos hubiese gustado una desmultiplicación más cerrada que nos ayudara a compensar el alto régimen en el que se obtienen esos 135 Nm de torque; por ejemplo, en un camino de montaña, no nos quedará más remedio que bajar a segunda velocidad…lo que por supuesto afectará el rendimiento.

kia-rio-4-12

Está claro que a este motor le acomoda la ciudad, escenario en el que destaca y es capaz de recorrer 13,3 kilómetros con un litro de combustible; al menos eso dice la tabla de homologación, porque en nuestras manos rindió 15 km/l.

La suspensión mantiene buen aplomo y en las curvas se comporta muy bien, tanto que será casi imposible no exigirle un poco más; la dirección es sumamente precisa, lo que por supuesto eleva la sensación de seguridad. Los frenos trabajan tenazmente, aunque los tambores traseros sufren con los nocivos efectos de la alta temperatura; por lo mismo es mejor no abusar de ellos.

kia-rio-4-2

En resumen podemos decir que el KIA Rio 4 ofrece un buen desempeño urbano y en carretera, siempre y cuando no le pidamos “peras al olmo”. Respetando su naturaleza familiar, obtendremos lo mejor de su conjunto mecánico y disfrutaremos de sus muchas cualidades en los apartados de volumetría y funcionalidad.

FICHA TÉCNICA

Precio: $10.990.000

Motor: 1.4L 99 CV / 135 Nm

Transmisión: Mecánica / 6 vel.

Tracción: Delantera

0-100 km/h: 11,8 seg.

Vel. Máxima: 175 km/h

Rend. Mixto: 17,2 km/l

Largo: 4.385 mm

Ancho: 1.725 mm

Alto: 1.460 mm

Entre ejes: 2.580 mm

Maletero: 505 lts.