Al momento

Prueba: Mazda CX-9 (2.5 GTX)

El lenguaje de diseño Kodo ha causado buen efecto en los productos Mazda, especialmente en la gama de SUVs. Está claro que esas líneas aerodinámicas y muy bien conectadas entre sí permiten el surgimiento de auténticas esculturas rodantes, las que en medio de las calles destacan con su impresionante belleza; tal como sucede con el CX-9, el ejemplar protagonista de esta prueba.

mazda-cx-9-11

Sobre una base de 5.075 mm de largo, se alza una carrocería señorial, con una altura razonable (1.747 mm), y provista de un frontal que a nadie deja indiferente. La mascarilla exhibe un formato tipo trapezoide, con los bordes afilados, mientras que una pareja de ópticos con toque oriental se encarga de definir la expresión de la proa; es un rostro futurista y dueño de una muy bien lograda identidad de marca.

mazda-cx-9-10

En el sector del portalón también se trabajó con esmero, poniéndole especial énfasis al tema de la funcionalidad. El acceso al compartimiento de carga es amplio, con portón eléctrico, y es importante señalar que las luces de posición, pese a su reducida superficie, ofrecen un poder lumínico bastante elevado.

Tres filas de asientos

La cabina ostenta materiales de alta calidad, así como terminaciones dentro de un rango aceptable. Este ítem no se lleva la máxima nota debido a ciertos errores cometidos, por ejemplo, en el sector no visible de la consola central e incluso en la empuñadura del volante; las costuras no fueron suavizadas.

mazda-cx-9-8

El puesto de conducción es brillante. Cada mando está puesto en el lugar preciso, el diámetro del volante es perfecto, el pomo de la selectora de cambios muy fácil de asir y las butacas sujetan el cuerpo incluso en los caminos más serpenteantes; el tapiz es un tanto resbaladizo, pero no al extremo de hacerlo perder puntaje.

La visibilidad exterior no es tan buena como quisiéramos, por culpa de las ventanillas bajas y por la longitud de la carrocería; en el sector de los pilares C se produce un inquietante punto ciego. Lo bueno es que dispone de una serie de sensores, de ayudas electrónicas y de una cámara trasera, dispositivos que minimizan el riesgo de sufrir algún percance, ya sea conduciendo o al momento de estacionar.

mazda-cx-9-1

El habitáculo está configurado para ofrecer tres corridas de asientos, las que por supuesto se pueden abatir de un modo fácil; claro que ocultarlas es menos trabajoso que volver a alzarlas. El espacio es adecuado, para los siete viajeros, no obstante quienes se instalen en la tercera fila deberán aceptar las restricciones volumétricas propias de ese sector.

Tecnología de punta

En el CX-9 no se escatimaron los recursos técnicos para convertirlo en un SUV de alto performance. En efecto, el motor SkyActiv-G de 2,5 litros es una fábrica de velocidad y fuerza, afirmación que es sostenida con esos 227 CV a 5.000 rpm y con un erogue de torque que llega hasta los 420 Nm a 2.000 rpm. Pese a su envergadura, en la que destacan sus casi dos toneladas de peso, es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 8,3 segundos y lograr una velocidad máxima de 210 km/h.

mazda-cx-9-7

La única transmisión disponible es una automática de seis velocidades, con modo Sport, y la tracción integral se denomina i-Activ AWD, que es un esquema inteligente capaz de adaptarse a las condiciones del terreno y al estilo de conducción del usuario.

El motor es poderoso, bastante progresivo en las aceleraciones, pero con un despegue final muy convincente. La caja automática lo acompaña en todo momento, algo que pudimos comprobar mediante la absoluta anulación de esos tan molestos instantes de vacío; el traspaso de la energía cinética es constante, y en ningún momento el modulador de torque se quedó “patinando”. Es una caja automática tan rápida como una del tipo manual.

mazda-cx-9-6

La suspensión es sedosa, aplomada en las rectas y equilibrada en las curvas, cualidades que la elevan hasta un nivel superlativo de calidad. Su puesta a punto no tiene bemoles, siendo el escaso feedback de la dirección lo único que no permite disfrutar al máximo el manejo deportivo. Los frenos son bruscos, muy eficientes pero con un paquete de ayudas electrónicas con tendencia a la sobrerreacción; hay que darse tiempo para conocerlos.

mazda-cx-9-12

El CX-9 se deja conducir, conserva su nobleza pese a estar siendo castigado de un modo extremo. Fuera del asfalto también cumple, aunque está claro que sus elementos mecánicos fueron diseñados para rodar sobre superficies menos agrestes. No es la opción más asequible de su segmento, pero si sopesamos el gasto con las cualidades ofrecidas, está claro que el esfuerzo económico valdrá la pena.

 

FICHA TÉCNICA

Precio: $27.490.000

Motor: 2.5L 227 CV / 420 Nm

Transmisión: Automática / 6 vel.

Tracción: Integral

0-100 km/h: 8,3 seg.

Vel. Máxima: 210 km/h

Rend. Mixto: 10,8 km/l

Largo: 5.075 mm

Ancho: 1.960 mm

Alto: 1.747 mm

Entre ejes: 2.930 mm

Maletero: 547 lts.