Al momento

TVR Griffith, la firma británica vuelve a la vida

Fue en julio de 2012 cuando la marca británica asentada en Blackpool, comenzó a recorrer el camino que la llevaría al cese de actividades. En ese entonces, pese a estar bajo el alero del millonario ruso Nikolai Smolensky, los números se teñían de rojo hasta el punto de pronunciarse la fatídica palabra “bancarrota”.

tvr-2

Pero lo bueno es que gracias al esfuerzo y entusiasmo de un nuevo inversionista, el que en una jugada maestra se asoció con el ex ingeniero del equipo McLaren F1, Gordon Murray, la mítica sigla TVR volverá a formar parte del catálogo mundial de coches deportivos. Para ser más precisos, será el modelo Griffith el responsable de devolver a este pequeño fabricante al lugar que merece dentro del contexto internacional.

El nuevo Griffith fue presentado en el Goodwood Revival, festival de automóviles clásicos que está en pleno desarrollo; es la primera vez que se realiza un destape mundial en dicho escenario. El máximo responsable de TVR, Les Edgar, comentó que la marca posee una noble tradición en el mundo del motorsport, y por eso resulta lógico que vuelva a la vida frente a la mirada de miles de fanáticos del automovilismo.

tvr-4

Este nuevo TVR se producirá en una partida limitada de 500 unidades, de las cuales ya hay 400 ejemplares reservados. La mano de Murray está presente en cada uno de sus detalles, como por ejemplo que el coche no pesa más de 1.250 kilos, y que cuenta con un motor Cosworth V8 de 5.0 litros (500 CV), que permite rodar a más de 322 km/h y acelerar de 0 a 100 km/h en 4 segundos.

El chasis es uno de sus mayores atributos. Está construido con paneles de fibra de carbono, mientras que la carrocería mezcla el aluminio con el citado compuesto aeroespacial; las antiguas carrocería de fibra de vidrio no aplican en esta nueva generación de productos. Por su parte la distribución de peso es perfecta, 50% en cada eje, asunto en el que Gordon Murray tiene mucho conocimiento.

tvr-3

El Griffith mide 4.314 mm de longitud, mientras que el despeje a piso es de 136 mm. La transmisión es manual de seis velocidades y la tracción va directo al eje trasero. La producción comenzará el próximo año, y cada unidad tendrá un precio estimado de 90 mil libras esterlinas, es decir unos 74 millones de pesos chilenos.