Al momento

Subaru XV, cambios estéticos y un completo pack de seguridad

La primera generación de este elegante crossover fue presentada en 2010 bajo la denominación Impreza XV. Más tarde, en 2012, el citado ejemplar adoptó el nombre XV a secas, transformándose en una alternativa para quienes anhelaban un automóvil versátil, ágil y, principalmente, provisto de las valiosas cualidades que ostentan los productos fabricados por Subaru; como por ejemplo el esquema mecánico Symmetrical All Wheel Drive.

subaru-xv-2

 

Y en el presente lustro debuta en el mercado chileno lo que podríamos denominar el facelift de la segunda generación, la que incluye una serie de mejoras que lo elevan a una categoría superior en lo que a dinamismo y estética se refiere. Este producto representa el 30% de las ventas de Subaru en nuestro país, por lo que resulta obvia la importancia que este crossover tiene dentro del escenario local.

La plataforma fue modificada, en dimensiones y rigidez. En lo primero se apunta con 4.465 mm de largo (+15 mm), 1.800 mm de ancho (+20 mm) y con una distancia entre ejes de 2.665 mm (+30 mm). En materia de funcionalidad estas aumentadas cotas permitieron ensanchar el acceso al compartimiento de carga, sector que sumó 100 mm; la capacidad del maletero quedó en 345 litros, es decir 5 litros adicionales.

En el habitáculo los materiales exhiben mayor calidad, el punto débil en las pasadas ediciones. El volante es más deportivo, al igual que el pomo de la selectora de cambios, y en las versiones tope de gama está disponible una moderna pantalla táctil de ocho pulgadas; por supuesto que el citado módulo permite acceder a las aplicaciones Android Auto y Apple Carplay; el asunto de la conectividad muestra una notable evolución.

Con respecto a las motorizaciones el line up incluye dos opciones alimentadas con gasolina. La primera es una planta motriz de 1,6 litro que produce 114 CV a 6.200 rpm y 150 Nm a 3.600 rpm. El segundo bloque es de 2,0 litros, con erogues de potencia y torque de 154 CV y 196 Nm, respectivamente. Para acompañar a los mentados impulsores se optó por una caja de velocidades Lineartronic CVT, cuya eficiencia y agilidad de respuesta sobrepasan los estándares conocidos en este tipo de transmisiones.

Esta nueva fase evolutiva del XV va más allá de los simples ajustes estéticos, los que por cierto se muestran muy acertados. En esta nueva generación se incluye una completa gama de dispositivos encargados de velar por la seguridad activa y pasiva, aportes que comienzan con la presencia de siete airbags en todas las versiones.

Además del sistema VDC, sigla que se refiere a un asistente de trayectoria para las curvas, se suma al listado el paquete de ayudas electrónicas Eyesight, que se resume en seis funciones que involucran al control de velocidad crucero adaptativo, a la gestión de la aceleración con prevención de choque y al sistema de alerta de cambio de carril, entre otros. Para coordinar las diferentes funciones se dispone de cámaras con alcance 3D, ojos infalibles que vigilan el camino y que incluso anticipan situaciones de riesgo.

La gama XV está compuesta por siete versiones, cuyos precios van desde los $14.990.000 hasta los $20.490.000. De la anterior generación se vendían 160 unidades por mes, cifra que en esta segunda serie no debiese variar.