Al momento

Salón de Ginebra 2017: Hyundai FE Fuel Cell Concept, el futuro es el hidrógeno

La marca coreana debuta en el Salón de Ginebra a una interpretación sobre cómo debe ser el auto sustentable del futuro, y en lugar de tener que conectarse a una toma de corriente para obtener su energía como los autos ecológicos actuales, le basta con recargarse de hidrógeno comprimido y el único gas que sale del tubo de escape es vapor de agua. Con este concepto, la empresa reafirma su compromiso con la tecnología de celdas de combustible.

Woong Chul Yang, vicepresidente de Hyundai Motor Company, dijo: “Hyundai Motor es conocida por sus vehículos eficientes e innovadores que hacen avanzar al progreso medioambiental en el sector del automóvil. El FE Fuel Cell Concept representa una evolución importante de nuestro liderazgo pionero en cuanto al uso del hidrógeno y nos acerca a nuestra visión de una ‘sociedad del hidrógeno’ donde el transporte limpio y eficiente mejore las vidas de nuestros clientes”.

hyundai_fe_salon_de_ginebra_5

El FE Fuel Cell forma parte del programa para el desarrollo de al menos 14 autos ecológicos desde este punto y hasta el año 2020. Este concepto, toma líneas similares a las de un SUV y sus líneas están inspiradas en el flujo del agua, la única emisión de este auto. También es relevante la aerodinámica, con ductos de ventilación integrados para reducir el coeficiente de arrastre.

El nombre, significa Future Eco, con el objetivo de reflejar las nuevas tecnologías que acentúan el carácter sustentable del vehículo. Una de las innovaciones más importantes es el humidificador de aire, que recicla el agua emitida por la celda de combustible para generar un ambiente interior más agradable.

hyundai_fe_salon_de_ginebra_10

Las pilas de combustible que transforman el hidrógeno en energía y la almacenen antes de enviarla al motor eléctrico son de última generación. En comparación con las baterías existentes, estas son un 20% más ligeras, 10% más eficientes y 30% más potentes, lo que aumenta la autonomía y maniobrabilidad del vehículo. En el maletero, se incluye un scooter eléctrico que puede ser usado para recorrer distancias cortas en ciudad.

Con una recarga de hidrógeno, el FE Fuel Cell puede recorrer más 800 kilómetros, factor que ayuda a contrarrestar la falta de infraestructura de estaciones de recarga con este combustible. Lo más sorprendente es que algunos de los elementos característicos del FE Fuel Cell llegarán a producción el año entrante, en un SUV impulsado por hidrógeno, y más adelante, en una extensa gama de autos con este combustible.

hyundai_fe_salon_de_ginebra_6

El hidrógeno como combustible

Si pensamos en el hidrógeno como combustible, en verdad creemos que tiene mucho sentido porque es el elemento más abundante en el universo, jamás se va a agotar. La reacción que genera la energía se hace con oxígeno por lo que, como ya mencionamos, sus emisiones son únicamente vapor de agua. Este puede ser el combustible real del futuro y aparentemente, las armadoras ya lo tienen claro. No solo es Hyundai la que ha apostado por un propulsor de estas características, Honda y General Motors ya presentaron una tecnología similar para el futuro.

Consideremos que, actualmente, un coche eléctrico con cero emisiones debe conectarse a la toma de corriente para obtener su energía y que, a su vez, esta energía todavía se genera con métodos que contaminan y dañan la atmósfera, en muchas ocasiones, quemando carbón o combustible fósil.

hyundai_fe_salon_de_ginebra_9

Adicionalmente, los autos de hidrógeno se recargan en un tanque como lo hacemos con la gasolina, no necesitan conectarse por horas para tener un alcance razonable, únicamente se recarga el tanque en unos minutos para tener acceso a cientos de kilómetros sin largas paradas y cuando se acaba el hidrógeno, simplemente se vuelve a llenar el tanque y listo. Los autos de hidrógeno son los autos del futuro porque funcionan de la misma forma que los autos de hoy. Se adaptan a nuestros estilos de vida, no nos piden a nosotros que nos adaptemos a ellos.

El inconveniente es que la infraestructura actual es pobre y el hidrógeno comprimido difícil de extraer, pero debemos comprender que no es realmente un proceso más complejo que el que el humano ya hace para extraer petróleo, excavando miles de metros bajo el mar. No será fácil, pero si pensamos en que somos la especie que llegó a la Luna, definitivamente es posible.