Al momento

Citroën C3, llega a Chile para cambiarle el rostro al segmento B

La primera generación del C3 debutó hace 14 años, representando en ese entonces un punto de inflexión para el mercado automovilístico mundial. Su coqueto diseño se apartó del orden establecido, y la curvilínea carrocería le rendía un sentido homenaje al clásico modelo 2CV, uno de los máximos íconos de la firma francesa.

Pero al cabo de algunos refresh y otros tantos ajustes estéticos el C3 tenía que cambiar, mudar de piel para volver a posicionarse en los escalones más altos de su segmento; con más de 3,5 millones de unidades vendidas, las de cierto modo similares generaciones uno y dos ya podían retirarse con dignidad.

 

Ahora es el turno de la tercera hornada, una tercera edición que exhibe un diseño exterior e interior absolutamente nuevo, en el que destaca la presencia de los Airbumps, esas almohadillas laterales que debutaron en el C4 Cactus y que protegen la zona baja de las puertas. Pero además de eso el C3 muestra una apabullante personalidad, en la que la carrocería de dos tonos, el frontal al borde lo futurista y una serie de avanzados sistemas de conectividad se presentan como sus más sólidos argumentos.

La nueva plataforma, que es la misma del Peugeot 208, mide 3.996 mm de longitud y 1.749 mm de ancho, cotas que lo transforman en un hatchback de tamaño respetable; incluso es adecuado para las familias en formación. La capacidad mínima del maletero es 300 litros, lo que reafirma sus múltiples opciones de uso.

Es un coche absolutamente innovador, de eso no hay duda, y en la cabina nos ofrece el dispositivo ConnectedCam, que es una cámara conectada (120° de ángulo, Full HD, 2 millones de píxeles) al GPS y a una memoria interna de 16 GB, que va montada justo detrás del espejo retrovisor, desde donde se registra lo que ve el conductor a través del parabrisas.

Con la citada tecnología el usuario puede hacer registros de paisajes o experiencias de viaje en tiempo real (y compartirlos en redes sociales), pero además este dispositivo se transforma de manera automática en una grabadora en caso de colisión; la toma de video puede funcionar durante un máximo de 90 segundos, es decir 30 segundos antes y 60 después del incidente.

En los asuntos técnicos, el nuevo C3 puede estar equipado con un motor gasolinero de la familia PureTech, de 1.199 cc y 82 CV, o con un bloque BlueHDi de 1.560 cc que desarrolla 75 CV. Sólo está disponible la transmisión mecánica de cinco velocidades, aunque al interior de la marca no descartan una caja automática para el futuro.

Las versiones están identificadas con los apellidos Feel y Shine, con un rango de precios que parte en $9.890.000 y termina en $12.190.000. Para febrero del próximo año arribarán las unidades desprovistas de Airbumps, como una opción menos costosa, mientras que las expectativas de ventas señalan 150 unidades por mes.